¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Sobre Ayotzinapa “México huye de la verdad”: NYT

La publicación toma el informe del GIEI sobre caso Ayotzinapa y concluye que dicho informe pone en evidencia la corrupción en México.
Ayotzinapa

El día de hoy, en una editorial titulada “México huye de la verdad”, el diario New York Times (NYT) se posicionó críticamente contra el gobierno mexicano respecto al caso Ayotzinapa.

La publicación toma como base el informe publicado el pasado domingo por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), y concluye que, dicho informe, pone en evidencia la corrupción y la “nula voluntad política del gobierno para reformar las instituciones judiciales y para reducir la brutalidad con que trata a muchos de sus ciudadanos”.

Asimismo señalan que el gobierno constantemente minimizó los hechos ocurridos y pensó que todo iba a reducirse a un mero problema coyuntural, pensando que tarde o temprano se le iba a dar vuelta a la página y que todo sería resuelto con una visita del presidente al lugar de la tragedia.

En cambio, la sociedad mexicana y la comunidad internacional exigió que se investigara a profundidad el caso para esclarecer lo sucedido y, así poder hacer justicia, cosa que las instituciones no pudieron hacer, mostrando solo ineficiencia e  ineficacia en los procesos de investigación.

“Peña Nieto dijo: “Superemos esta etapa, demos un paso hacia adelante”. Se equivocaba al pensar que podría pasar la página después de aquella atrocidad, una violación de derechos humanos de semejante calibre que provocó una indignación nacional ante un gobierno que no ofrecía respuestas sobre los responsables y sus motivaciones.” señala el diario estadounidense.

Ante dicho contexto de presión desde diversos frentes de la sociedad y de instituciones nacionales e internacionales de derechos humanos, señala el NYT que el gobierno atendió la recomendación de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos y aceptó al GIEI para generar una investigación alternativa. Dicha investigación fue revelando un sin fin de contradicciones respecto a las investigaciones oficiales generadas desde la Procuraduría General de la República.

“A medida que los investigadores entrevistaban testigos y analizaban las evidencias forenses, descubrieron información que contradecía la versión que el gobierno mexicano había calificado como “verdad histórica” en enero de 2015.”

Esa “verdad histórica”, señalan, concluía que los normalistas habían sido privados de su libertad, asesinados e incinerados por elementos de la policía local, en complicidad con la organización delictiva “Guerreros Unidos”, los cuales después de cremarlos, arrojaron sus restos al río.

Con base en el análisis de evidencias y declaraciones hechos por el GIEI, se concluyó que no hay elementos suficientes para  pensar que los normalistas fueran quemados en el basurero de Cocula, además, y mucho más importante, se omitieron  “testimonios sobre la presencia de oficiales de la policía federal y el ejército mexicano en el lugar donde se cometió la desaparición forzada”, además de que muchos testimonios fueron supuestamente obtenidos bajo tortura.

En ese sentido, el NYT remarcó el carácter simbólico de que no se presentara ninguna autoridad oficial en el evento donde se presentó el informe del GIEI, señalan que eso representa el poco interés del gobierno por aclarar los hechos abriendo nuevas líneas de investigación en donde posiblemente se puedan ver involucradas las instituciones de seguridad de todos los niveles de gobierno.