Sentencian en Chihuahua a menores que asesinaron jugando “al secuestrado“

En mayo de 2015, Christopher de seis años fue asesinado mientras jugaba "al secuestro" en Chihuahua.
Chihuahua

En mayo del 2015, una noticia dejo asombrada y a la vez aterrorizada a la sociedad mexicana. En el fraccionamiento Laderas de San Guillermo II etapa, municipio de Aquiles Serdán, en Chihuahua, Christopher Raymundo Márquez Mora, de seis años años de edad, fue asesinado por cinco menores que lo invitaron a jugar “a los secuestrados”.

Ahora, a tres meses de que se cumpla un año del asesinato de Christopher, el juez Francisco de León Merino sentenció el día de ayer por la madrugada a cuatro de ellos a una pena que va desde los 9 años y seis meses de reclusión en el Centro Especializado de Reinserción Social para Adolescentes Infractores (CERESAI), hasta la privación de la libertad en lugares alternos. De acuerdo con datos otorgados por el Fiscal Sergio Almaraz, el asesinato fue cometido por cinco menores: dos mujeres de 13 años, dos varones de 15 y un menor de 11; quienes supuestamente invitaron al niño a jugar y juntar leña en la ladera del arroyo, lugar en el que le indicaron que simularían un secuestro.

Esta sentencia se dio luego de una audiencia de juicio abreviado que se extendió por 17 horas, misma que fue celebrada a puerta cerrada en la sala número 17 de Juicios Orales, localizada dentro de las instalaciones del Centro de Rehabilitación Social (CERESO) número 1 en Aquiles Serdán. En ella dictaron sentencia de 9 años y 6 meses en el CERESAI para Jesús David, de 15 años. Asimismo, los otros menores, Irving de 12 años, Alma Leticia de 13 y Valeria Janeth de 12, se les dio sentencia de 3 años y 6 meses de libertad asistida. Los tres permanecerán a disposición del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

Y con respecto al quinto adolescente involucrado en los hechos, de nombre Jorge Eduardo, de 15 años, el 25 de noviembre de 2015 el mismo juez lo declaró ininmputable y ordenó su liberación debido a que presenta un retraso mental moderado y requería atención, ya que el menor expresaba un lenguaje de un niño de cinco años, así como un razonamiento mucho menor a su edad física. Este viernes se realizará otra audiencia en la que el juez del Tribunal Especializado en Menores Infractores determinará otras medidas cautelares para cerrar finalmente el caso.

La penalidad máxima para menores infractores, de acuerdo con lo que establece el artículo 102 de la Ley de Justicia para Adolescentes Infractores del Estado de Chihuahua, dentro del capítulo “Medidas Sancionadoras Privativas de Libertad”, señala hasta 15 años de cárcel cuando tengan entre dieciséis años cumplidos y menos de dieciocho. Sin embargo, los asesinos de Christopher eran menores de 15 años.