¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

SCJN otorga amparo para cultivo y autoconsumo de mota… ¿a Ríos Piter?

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) otorgó un amparo para el consumo lúdico y compra de semillas de cannabis al ex aspirante a candidato presidencial, Armando Ríos Piter. Éste es el tercer amparo en ese sentido, sólo faltarían dos para que el consumo lúdico se convierta en ley.

Si tuvo que leer dos veces el titular de esta nota, querido lector, está en las mismas que nosotros. Resulta que Ríos Piter, ese aspirante a la candidatura presidencial por la vía independiente al que le cacharon casi un millón de firmas falsas, también es un defensor de la regulación y despenalización del consumo de la marihuana.

En varias entrevistas dadas entre ayer y hoy, Ríos Piter ha insistido que “nunca ha consumido marihuana” y que hizo esta solicitud de amparo “para construir un país de derechos y libertades”.

Al parecer, tal como su campaña presidencial, Ríos Piter hizo todo esto por los LOLs (y para permanecer en la discusión pública). Sin embargo, su amparo acerca un poco más la legislación por jurisprudencia hacia la despenalización.

En México, se requieren cinco amparos en el mismo sentido de forma consecutiva para que la ley en cuestión sea modificada: si, en el siguiente amparo, los ministros de la SCJN votaran en contra, el contador regresa a cero.

Lo curioso de lo promovido por Ríos Piter es que, si dice que no consume ni consumirá marihuana, la decisión de la corte no hace nada más que sumarle puntos a la legislación por jurisprudicencia: sólo él puede consumir y comprar semillas de cannabis, es una decisión intransferible que no aplica para nade más que él.

Como siempre cada que se otorga un amparo semejante, la SCJN ya dijo que no se permite el tráfico o venta de cannabis para nadie: se despenaliza (individualmente) el consumo, no el narcotráfico.

“este amparo no permite en ningún caso, autorización para realizar actos de comercio, suministro o cualquier otro que se refieran a la enajenación y/o distribución de las sustancias antes aludidas, en el entendido de que el ejercicio del derecho no debe perjudicar a terceros” (Vía: Animal Político)

La duda enorme que nos queda, de forma muy semejante a los otros dos amparos otorgados, es ¿a quién le va a comprar “el Jaguar” las semillitas de mota?