Roban a Las Patronas la camioneta donde transportaban víveres

Las Patronas son un grupo de mujeres que entrega alimentos a los migrantes que cruzan hacia Estados Unidos en La Bestia
La camioneta, que tenía diez años de servicio, fue robada el martes 10 de septiembre

El martes 10 de septiembre robaron la camioneta blanca de Las Patronas. ¿Por qué es tan importante esa camioneta?

“Doña Blanca” –como se llama la camioneta– fue donada hace más de diez años por un colectivo de Xalapa. Con ella han transportado grandes cantidades de comida, ropa y medicina; pero también han podido llevar a enfermos al hospital, útiles escolares, etc. 

La camioneta fue robada, según la propia declaración de Las Patronas, cerca de las nueve y media de la mañana en la ciudad de Córdoba. Aunque ya se hizo la denuncia pertinente con la fiscalía de la ciudad, Las Patronas comparten las placas (XU20258) del estado de Veracruz y la descripción (camioneta blanca marca Chevrolet) con la intención de que alguna persona pueda dar aviso de su paradero.

Según Animal Político, Norma Romero, integrante de Las Patronas contó que el robo ocurrió cerca de la Clínica 61 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a donde había ido junto con un voluntario de Las Patronas.

¿Quiénes son Las Patronas?

Son un grupo de mujeres que vive en el pueblo Guadalupe La Patrona, en Veracruz. Éste se localiza a orillas de la vía por la que pasa La Bestia, tren de carga en el que viajan cientos de migrantes anualmente hacia Estados Unidos. Desde 1995, estas mujeres se dedican a preparar, transportar y entregarles alimentos a los migrantes que realizan el trayecto. (Vía: Cineteca Nacional)

En 2013, su importante labor fue reconocida en 2013 con el Premio Nacional de Derechos Humanos. En 2014 se publicó un documental llamado Llévate mis amores, en el que se presenta una visión íntima de las experiencias de las mujeres que constituyen Las Patronas.

Para Norma Romero, el robo de la camioneta es también el robo de su “brazo más fuerte”. Sin ella, el transporte de comida que ellas preparan y que reciben de donaciones tendrá que ser en carretillas, lo que alentará el proceso. También perderían la posibilidad de dar ayuda inmediata a los migrantes que caigan del tren. Ante este robo nos preguntamos, ¿quién ayuda a los que ayudan?