La Ignorancia adelantó casillas en el segundo debate por el Estado de México

En este segundo debate por la gubernatura del Estado de México el nivel bajó incluso en relación al anterior debate que fue un cochinero que no estuvo a la altura del cargo al que aspiran los candidatos: fue como una partida de madres de Call of Duty pero de la triste vida real, donde a Delfina se le quedaron pegados los post-its a la pancarta y Del Mazo amenazó al público al advertir que votar por MORENA devaluaría la economía nacional.

Aunque los temas a tratar fueron la educación, salud, medio ambiente y el empleo, ciertamente en pocos momentos los candidatos exhibieron su preparación. Por ejemplo, ¿sabían ustedes que “la izquierda tiene vocación por el medio ambiente”? (Pregúntenle al Mar de Aral). Ésa y más joyas en nuestro resumen de una partida de Maratón donde sobre todo ganó La Ignorancia.

Podríamos empezar por Josefina Vázquez Mota que durante días y días anunció que soltaría una bomba atómica en medio del debate y apenas se limitó a acusar a Del Mazo de proteger al crimen organizado mientras fue alcalde de Huixquilucan. No es que la acusación sea menor; es que sin pruebas suena más a brizna que a bomba. Y cuando le tocó proponer apenas se limitó a vociferar, sin sentido, que generaría un millón de empleos y bajaría los impuestos.

No muy lejos estuvo Alfredo Del Mazo al que todos atacaron pero él se bastaba solito para ponerse el pie. En el apartado de salud, por ejemplo, todo mundo tuvo a bien hacerle saber que nunca había asistido a una clínica de salud pública. Igual de sobresaliente fue cuando advirtió en tono amenazante que “la moneda podría devaluarse” si la gente vota por MORENA. Para muchos el tono catastrófico mueve a la desconfianza.

Pero no crean que Delfina se quedó atrás: más allá de sus post-its, fue de una temible dulzura cuando no supo decir a qué servicio de salud acudía. La tuvo que corregir el candidato del PT. Juan Zepeda y Óscar González, por su lado, parecían despedirse antes de tiempo. Aunque, vale la pena admitirlo, Juan Zepeda por momento se llevó el debate con claridad y, quién lo diría, razón. 

Aunque para patadas de ahogado se pintó sola Teresa Castell quien se aventó al menos dos joyas de la mala preparación: una clara y flagrante cuando se le salió calificar de “barato” el chaleco de Del Mazo. La segunda, para enmarcarse, ocurrió cuando propuso educación pública gratuita. Alguien claramente nunca se ha enterado qué hace la SEP y menos ha leído el artículo tercero de la Constitución.

No menos maravilloso fue cuando Juan Zepeda acusó a Teresa Castell de contribuir a la contaminación con su camioneta. ¿Qué él no declaró tener una en el pasado debate? Ah, no: se la robaron.

¿Quién ganó este debate para ustedes? ¿Quién perdió? Para nosotros, La Ignorancia va muchas casillas adelante de los punteros. Por si tienen dudas dejamos aquí abajo los marcadores del debate.