Reino Unido y México buscan ampliar sus relaciones comerciales

Los vacíos invariablemente se llenan y la economía no es una excepción, sobre todo en un sistema globalizado que facilita la diversificación del comercio, de ahí que sea posible la movilidad entre mercados disolviendo cada vez más la dependencia entre distintas economías. Este es el caso de México y de Reino Unido; por su parte, México está obligado a diversificar su economía a causa del proteccionismo estadounidense impulsado por Donald Trump,  de ahí que sea urgente la búsqueda de nuevos socios comerciales, en realidad, esta situación es un nicho de oportunidad para reducir la dependencia histórica con el mercado estadounidense; por otro lado, Reino Unido a raíz de su salida inminente de la Unión Europea también está obligado a generar acuerdos comerciales que vayan más allá del bloque europeo.

Es decir, ambas naciones se encuentran en momentos adversos con sus principales socios comerciales de ahí que urgentemente busquen diversificar sus economías. La situación no es fácil debido a que estos países tienen altos niveles de integración económica con sus respectivos bloques, lo cual ha producido altos niveles de dependencia con ellos, en consecuencia, difícilmente en el corto plazo podrán suplir los ingresos producidos por el comercio en el TLCAN, en el caso de México o en la Unión Europea en el caso de Reino Unido, pero a largo plazo si representa una oportunidad ampliar y diversificar las relaciones comerciales en otras regiones justo porque su economía se puede volver menos dependiente a una región o un bloque económico en particular.

En ese sentido, estos dos países tienen planes de ampliar entre sí sus relaciones comerciales ya que atraviesan momentos económicos similares, así lo señaló el Ministro Parlamentario del Departamento de Comercio Internacional de Reino Unido. Apuntó también que desde hace 5 años su país ha buscado ampliar sus acuerdos comerciales con el fin de reducir su dependencia con la Unión Europea, de tal forma que el bloque europeo ha pasado de representar el 55% del comercio exterior de la isla, a un 43%.

Hasta ahora la relación comercial con México es muy pobre ya que representa solo el 1% del total del comercio de Reino Unido, pero, ante la situación de su salida de el bloque europeo, los británicos ven en nuestro país un destino atractivo para la inversión y para acrecentar el comercio. Los principales sectores económicos en los que Reino Unido buscaría incursionar en México son el energético, el automotriz, el tecnológico, el educativo y el financiero, principalmente están interesados en participar en la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.

De tal forma, tanto México como Reino Unido están buscando implementar un tratado de libre comercio con la finalidad de facilitar los intercambios comerciales entre las dos naciones. Este tratado sería muy similar al que está impulsando la isla con la Unión Europea a raíz de su salida, por lo que se espera que sea un acuerdo de primer nivel que facilite y vuelva más eficientes los procesos de intercambio comercial y de inversiones entre ambos países.

Sin duda habrán afectaciones económicas producidas por la tormenta Trump, ya que cada vez más se reducen las posibilidades de que, por lo menos, la relación comercial con Estados Unidos llegue a buen puerto, ya que el mandatario estadounidense insiste en querer imponer una agenda proteccionista y contraria al libre comercio. Sin embargo, se abren nuevas oportunidades a largo plazo que de una u otra manera reducirán nuestra dependencia con el mercado del norte, ahí está Reino Unido y su mercado inexplorado por los mexicanos. (Vía: El Financiero)