Quitaron pensión a viejitos pero si hay para esposas de los alcaldes

Las esposas de los alcaldes de Coahuila y la mamá de una alcaldesa cobraron sueldos, pese a que su cargo como presidentas del DIF debe ser honorario.
alcaldes

En Coahuila, las esposas de 29 alcaldes y presidentas del Sistema Nacional para el Desarrollo integral de la familia (DIF), cobraron casi 9 millones de pesos de sueldos en 2014, con lo cual, la Secretaría de Desarrollo Social federal (SEDESOL), dejó en el desamparo a más de tres mil adultos mayores, los cuales dejaron de recibir la pensión mensual que se les ofrecía, que constaba de mil 92 pesos.

El pasado miércoles, los semanarios “Vanguardia” y “SinEmbargo”, informaron que las esposas de los alcaldes de Coahuila y la mamá de una alcaldesa cobraron sueldos, pese a que su cargo como presidentas del DIF debe ser honorario. Las presidentas de los DIF recibieron percepciones como si fueran empleadas municipales. Los ingresos durante 2014 de las diferentes esposas de los ediles van desde los 100 mil pesos hasta los casi 500 mil pesos.

El DIF es la institución del Gobierno federal que promueven el desarrollo integral de la familia y la comunidad en coordinación con los sistemas estatales y municipales e instituciones públicas y privadas. También promueve acciones encaminadas para mejorar la situación vulnerable de niños, adolescentes, adultos mayores y personas con discapacidad. Sin embargo, ni el DIF federal ni los locales se han pronunciado por la decisión de la SEDESOL federal de retirar la pensión a los más de tres mil adultos mayores.

Las personas de la tercera edad manifestaron que este apoyo era lo que les permitía sostenerse y ahora sin este dinero mensual se verán en problemas. Los afectados se manifestaron el pasado miércoles pasado durante la comparecencia del titular de la SEDESOL local ante el Congreso del estado para exigir que se les regrese la ayuda. Anteriormente, el delegado de la SEDESOL federal, Emilio Andrés Mendoza Kaplan, expresó que año con año se revisan los padrones para que no exista la duplicación de apoyos y que esto fue lo que provocó que se quedaran sin el apoyo los tres mil 400 ancianos.

Cuando Humberto Moreira Valdés tomó posesión como gobernador de Coahuila, la deuda estatal era de 323 millones de pesos. Al finalizar su mandato era de alrededor de 34 mil millones. De acuerdo con datos del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), entre 2005 y 2009 el gobierno de Coahuila elevó su deuda en un 709 %.