Policías evitan tragedia al invitar los tacos a joven suicida

Los hechos ocurrieron cuando los uniformados atendieron un llamado de emergencia que había advertido de una persona con intenciones de suicidarse.
tacos

Con una invitación a comer tacos, agentes de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, adscritos a la Unidad de Protección Ciudadana (UPC), Lindavista, salvaron a un joven originario del estado de Guerrero que estaba dispuesto a quitarse la vida arrojándose de un puente de la ciudad ubicado entre Ticomán e Insurgentes, en la Delegación Gustavo A. Madero.

Y es que los agentes de la policía capitalina y paramédicos disuadieron al joven y lo invitaron a cenar el platillo predilecto de los mexicanos por el rumbo. Los hechos ocurrieron cuando los uniformados de la unidad policial DF-825-N1 atendieron un llamado de emergencia del personal del C-2 Norte, que había advertido de una persona con intenciones de suicidarse desde el puente al arroyo vehicular.

Los agentes Atanasio Rosas Perfecta y Bartolo Vicente Martínez arribaron al punto, donde advirtieron que un adulto, quien dijo llamarse Saúl Vázquez Rojas, de 35 años de edad, sujetaba por la espalda a un menor de 17 años que amenazaba con lanzarse.

Tras varios minutos de plática, los policías convencieron al joven de abandonar la idea suicida y lo invitaron a cenar en una taquería de la zona para pensar las cosas más tranquilo.

Durante la plática, el menor había indicado a los policías que no vive en la Ciudad de México y que no tiene familiares ni amigos aquí, confesó tener hambre, pero no tenía dinero o alguien que lo invitara. Ante ello, los policías le dijeron que ellos lo invitarían a comer. Y tras la merienda y una breve terapia, el joven fue presentado ante la Agencia del Menor No. 57 para su cuidado y seguridad.

Y aunque el caso se resolvió favorablemente, la problemática del suicidio no deja de ser alarmante ya que, según las estadísticas, el suicidio es la segunda causa de muerte a nivel mundial entre jóvenes de 15 a 29 años.