El NAICM: la manzana de la discordia entre los candidatos

No cabe duda de que, se esté de acuerdo o no, el NAICM se ha convertido en el gran proyecto de infraestructura de los últimos años. Pero, como todo proyecto en México, ha encontrado partidarios y opositores, ha sido criticado por poco transparente y también se ha criticado su impacto ecológico. El aeropuerto ya es tema electoral y esta semana fue el gran tema entre Meade, AMLO y Anaya.

Todo este borlote comenzó cuando López Obrador retomó las críticas al nuevo aeropuerto y propuso que se abrieran dos pistas en el aeropuerto militar de Santa Lucía. AMLO asegura que su propuesta no pone en riesgo la inversión ya hecha, pero sus detractores aseguran que el costo de lo que propone AMLO hace de su propuesta inviable. ¿Lo es?

Para empezar están los ceros en los cheques. AMLO asegura que no sería una pérdida mudar todo a Santa Lucía, sino un ahorro. Sin embargo, el NAICM ya tiene un costo enorme. Según la SHCP, el valor actual del NAICM es de 186 mil 123 millones de pesos. 

Meade, quien califica las propuesta de AMLO como un disparate, asegura que una posible mudanza o cancelación representaría la pérdida de 450 mil empleos y de 160 mil millones de pesos que ya se invirtieron.  (Vía: Proceso)

Denuncian que huachicoleros abastecen a transportistas que llevan materiales al NAICM

Por otro lado, están los bonos que adquirieron 750 inversionistas, extranjeros y nacionales, para la financiación del aeropuerto por 6 mil millones de dólares. Estos bonos de deuda, que vencen hasta el 2028 y el 2047, si todo sale bien se pagan con lo que genere el aeropuerto; pero si todo sale mal y se cancelan, se tendrían que pagar ahora mismo con dinero del gobierno federal. (Vía: Reforma)

Pero, ojo, aunque Meade alega que sería un acto de irresponsabilidad financiera mudarse a Santa Lucía, lo cierto es que el aeropuerto ya ha sido un acto de irresponsabilidad financiera.

En un principio se calculó que costaría 169 mil millones de pesos, pero ahora mismo ya ronda los 189 mil millones. Por otro lado, cuando apenas va al 3.8% del edificio de la terminal, y la misma Auditoria Superior no sabe qué pasó con 1000 millones de pesos. ¿Cómo se puede ‘perder’ tanto dinero?

VER MÁS: Estos logos perdieron el concurso del NAICM pero ganaron nuestro corazón

No hay que ser precisamente un experto financiero (aunque ayuda) para admitir que la construcción actual es minúscula pero el fantasma de la corrupción ya es enorme y se calcula en miles de millones.

Por otro lado, la propuesta de AMLO de llevar dos pistas en el aeropuerto de Santa Lucía es, según múltiples expertos, inviable. No solo no resolvería los actuales problemas de saturación del actual aeropuerto, sino que podría entorpercerlos aún más; lejos de ser una solución, Santa Lucía podría convertirse en un agravio, como lo explica Bernardo Lisker en este video: 

Aún así, AMLO acordó con el Consejo Coordinador Empresarial revisar con expertos los contratos del aeropuerto, pues al CCE tampoco le conviene la opacidad que ha rodeado al proyecto.

No muy lejos está la propuesta de Anaya, quien se niega rotundamente a cancelarlo, pero sí admite que se debe transparentar todo lo relacionado a los contratos del NAICM; eso sí, también dijo que lo propuesto por Obrador es un disparate. (Vía: Forbes)

Ahora, sí hay un tema en el que nadie ha reparado con el ahínco suficiente: el tema ecológico. El NAICM es un duro golpe para la ecología del Valle de México. Esos costos también se traducen en dinero; acaso esa es la cifra que nadie quiere calcular con precisión.

Sin embargo, desde que se propuso el proyecto, múltiples voces alegaron que el gran pero al nuevo aeropuerto era su impacto ambiental.

Pocos hablan, por ejemplo, de cómo afectará a las 250 clases de aves migratorias que usan lo que sobrevive del lago de Texcoco. 350 mil aves aún se posan en lo que un día fue más que un charco al que se le ve con desprecio. Pero todos sabemos que en elecciones esta clase de pormenores son lo que menos importa, cuando de lo que se habla es de votos, inversiones y dinero.