México lidera el ranking de países con embarazo adolescente según la OCDE

La desinformación sigue siendo la principal causa
México es el país con más casos de embarazo adolescente. Imagen: Banco Interamericano del desarrollo.

Según la  Organización para la cooperación y el Crecimiento Económicos (OCDE), México el país con mayor número de embarazos en adolescentes. ¿Nos encontramos ante una crisis de salud pública?

Al menos hay 37 países que forman parte de la OCDE y México se encuentra a la cabeza en casos de embarazos en adolescentes. En este sentido, en 2018 por cada 1000 adolescentes entre 15 y 19 años, se presentaban 77 embarazos.  Según la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo Adolescente, en 2018 más de 340 mil mujeres menores de 20 años, quedaron embarazadas.

Ante este problema, Mario Tapia, académico de la Facultad de Estudios Superiores Zaragoza, puntualizó que existe una deficiencia en las campañas de salud sexual, reproductiva y de planificación familiar. Así mismo, declaró que no sólo se trata de un problema de bajo desarrollo económico o social, sino que representa un riesgo de salud tanto para las madres como para los posibles hijos. 

Los embarazos en una edad prematura conllevan distintos riesgos tanto para la madre como para el desarrollo del feto. Entre ellos, podemos mencionar los siguientes:

  • Mortandad materna
  • Cuadros de desnutrición o malformaciones en el feto
  • Hemorragias uterinas
  • Partos prematuros
  • Trastornos de desarrollo en la madre   

Además de los problemas clínicos que padecerían tanto la madre como el futuro bebé, ambos podrían ser  víctimas de violencia intrafamiliar. En este sentido, los padres no son emocionalmente maduros, tampoco son económicamente estables. De tal forma no pueden garantizar un ambiente saludable para el desarrollo del bebé.

Existen diversas variables que influyen en el embarazo en adolescentes:

  • Falta de educación sexual y anticonceptiva
  • Nulo acceso a los métodos anticonceptivos
  • Ausencia de ambos o algún padre
  • Inicio de la vida sexual a una edad temprana
  • Consumo de drogas
  • Pobreza

Ante este escenario se necesita que el Estado intervenga en el proceso de planificación familiar. No sólo se trata de distribuir métodos anticonceptivos sin la información suficiente. El papel de la educación sexual es necesaria para establecer vínculos afectivos sanos que, a su vez, permiten el desarrollo de una comunidad con mayores oportunidades.