Marina torturó a 17 personas y las entregó a autoridades

La seguridad pública es una función que originalmente le corresponde a la Federación, a los estados y a los municipios. Las autoridades se encargan de prevenir, investigar y perseguir a través de las policías y con el Ministerio Público. Sin embargo, al quedar rebasadas por el narco, el crimen organizado y la delincuencia, el gobierno desplegó a las Fuerzas Armadas para actuar en “apoyo” a las autoridades civiles.

Eso es lo que se lee en la recomendación 29/2018 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), la cual documenta una serie de casos que relatan cómo es que las Fuerzas Armadas, particularmente elementos de la Secretaría de Marina, lejos de brindar ese “apoyo” a las autoridades, violentaron los derechos humanos de 17 personas al torturarlas e, incluso, violentarlas sexualmente.

2017, año con más deserciones de oficiales de Marina desde 2014
Imagen: Semar

Estos casos abarcan un periodo que va desde 2011 hasta el 2015 y se reparten por toda la República. El número de elementos de la Marina implicados en estos es de 32.

El primero de estos ocurrió el 8 de noviembre de 2011. No fue una sola persona, sino dos en dos partes distintas de Nuevo León: San Nicolás de los Garza y Apodaca. La primera de estas, una mujer identificada como V16, salía de una tienda cuando vio a los marinos.

“Descendieron 4 elementos navales armados que le dijeron ‘no te muevas culera, ya mamaste0 y un individuo la jaló del brazo y le pegó en la cabeza con el arma que portaba, subiéndola al automóvil en la parte trasera, momento en que le ‘pegan en las costillas’ y un marino le pregunta ‘en dónde está tu casa, quiero el dinero”, se narra en la recomendación.

Tras señalarles que no sabía de lo que hablaban, continuaron golpeándola. Después fue trasladada a otro lugar, la siguieron golpeando, le pusieron una bolsa en la cabeza, la desnudaron, le jalaron los pezones y un elemento incluso le metió su pene a la boca. La mujer de Apocada sufrió una suerte similar, luego de que saliera de un supermercado.

2017, año con más deserciones de oficiales de Marina desde 2014
Imagen: Semar

En otro episodio, en Fresnillo, Zacatecas, en 2013, elementos de Marina torturaron durante días a una mujer con golpes y choques eléctricos. La violaron y finalmente la entregaron ante las autoridades federales. En Piedras Negras, Coahuila, a un hombre, además de electrocutarle los genitales y otras partes del cuerpo, le dislocaron una pierna.

Según los hechos relatados en la recomendación, todos fueron torturados, unos más que otros. Mientras padecían por estas acciones de los marinos, los interrogaban y a algunos les solicitaron autoincriminarse por delitos o reconocerse como criminales. Finalmente, todos fueron entregados ante autoridades federales, ya sea la Procuraduría General de la República (PGR) o el Ministerio Público Federal (MPF). 

Gobierno debe admitir existencia de uso generalizado de tortura: AI

Esta recomendación se suma a señalamientos por parte de otras organizaciones, como Amnistía Internacional, contra las autoridades por su incapacidad para evitar que los elementos, ya sean civiles o castrenses, recurran a estos métodos durante sus investigaciones, pues, como lo señaló la CIDH durante su visita a Ayotzinapa el pasado tres de septiembre, invalidan las investigaciones.

Por: Redacción PA.