La sororidad rebasa al miedo: Algunas cosas que aprendí en la marcha del 8M

Cada una va por distintos motivos, pero cuando estás ahí te duele el dolor de quien va adelante, atrás, a tu lado...
La marcha se desarrolló de forma pacífica y cálida | Foto: Susana Avendaño para Plumas Atómicas

Durante el #8M diversas colectivas se unieron para exigir justicia por las mujeres que han sido asesinadas o desaparecidas, una vida sin violencia para quienes seguimos en el camino y para pedir un futuro digno para las infancias.

Las colectivas comenzaron a llegar a partir de las 13:00 horas, pero si llegabas hasta las 16:00 o 17:00 aún podías sumarte a una buena parte del recorrido. A la marcha asistieron alrededor de 75 mil mujeres, y aunque era relativamente más pequeña en comparación, al menos, a la de 2020 (que tuvo 80 mil asistentes) se dio en un entorno cálido y pacífico por parte de las manifestantes, incluso si ibas sin compañía podías integrarte a algún grupo.

Entre percusiones, consignas, cantos, baile y mucha rabia avanzó la marcha con destino al Zócalo.

A la marcha asistieron alrededor de 75 mil mujeres | Foto: Susana Avendaño para Plumas Atómicas

En el camino fue posible toparse con familiares de víctimas que exigían justicia por las mujeres que les fueron arrancadas de sus vidas. Uno de ellos, el señor José Luis Castillo, quien exigió que localicen a su hija Esmeralda Castillo que desapareció hace más de 12 años en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Al seguir el paso de la marcha también aparecieron papeletas y carteles pegados con el nombre y la foto de los agresores. Y entre más avanzaban los contingentes, más nos encontrábamos con mujeres que habían sido gaseadas con gas lacrimógeno cerca del Zócalo, algo que confirmó la Brigada Marabunta y que se contrapone lo dicho por las autoridades capitalinas.

Todas las expresiones que pude percibir en la marcha me atravesaron de alguna forma que no esperaba y que aunque han pasado algunas horas tras el recorrido sigo sin procesar del todo.

Entre percusiones, consignas, cantos, baile y mucha rabia avanzó la marcha | Foto: Susana Avendaño para Plumas Atómicas

En un intento por asimilar lo que me dejó este día, hice esta pequeña lista de algunas cosas que aprendí de la marcha del 8M:

  1. Puedes dudar de ir a una marcha del 8M pero nunca te arrepentirás de haberlo hecho
  2. Muchas de las mujeres que ves en este momento podrían ser tus amigas si tan solo las conocieras
  3. Y aunque no las conocieras, ten por seguro que te darían agua o te auxiliarían sin dudarlo
  4. Cada una va por distintos motivos, pero cuando estás ahí te duele el dolor de quien va adelante, atrás, a tu lado
  5. Sin las infancias no se puede luchar por un mejor futuro
  6. Hay menos violencia y vandalismo del que advierten los medios
  7. Las sororidad rebasa cualquier miedo que puedas experimentar

Una postal del 8M | Foto: Susana Avendaño para Plumas Atómicas

Después de una marcha feminista una siempre queda con el corazón un poco -o mucho- hecho pedazos. Confrontarse con la realidad para las mujeres es complejo y doloroso pero necesario para seguir adelante.

***

 Sigue la discusión masiva en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO