La historia del mexicano que fue a Rusia tras perder a su familia

Imagen: Especial

Para algunos es difícil imaginar una familia perfecta. Pero, contra todo pronóstico, existen. La familia que tenían Gilberto y Verónica podía denominarse así. Ella era una argentina que llegó a México buscando trabajo en el 2001, él es un renombrado abogado. En catorce años de matrimonio tuvieron dos hijos, Mía y Diego. Esta familia tenía el sueño de viajar junta al Mundial de Futbol en Rusia. Sin embargo, la tragedia se interpuso y ahora Gilberto Martínez acude a los partidos portando los gafetes de sus hijos y su esposa.

El 28 de abril de este año, un joven de 21 años a exceso de velocidad impactó una van en Delray Beach, Florida. En el incidente fallecieron cuatro personas: Jorge Claudio Raschiotto, de 50 años, quien vivía en Estados Unidos y 3 visitantes: su hermana Verónica Raschiotto, de 42 años, y sus sobrinos Mía, de 6 años, y Diego, de 8. (Vía: My Palm Beach Post)

Con 41 años, Gilberto no corrió el destino de su familia. Se enteró en México del choque donde murieron su esposa, hijos y cuñado. Mucho antes de este choque la familia había organizado un viaje en que los 4 acudirían al Mundial. Ya habían comprado los boletos y hecho las reservaciones.

Han pasado apenas dos meses desde que Gilberto perdió a su esposa y sus hijos. Si voló a Rusia fue por recomendación de su psicóloga:

“Para cerrar el único tema pendiente en una familia hermosa. Cumplir el sueño de los cuatro y el de mi hijo, Diego, que iba a estar en su primer Mundial y en el sexto mío”, dijo Gilberto al Clarín.

Según comentó al diario argentino, fue muy difícil para Gilberto realizar las llamadas necesarias para cambiar nombres en reservaciones y vuelos, de la clase de llamadas dolorosas e incómodas que nadie desearía realizar bajo ninguna circunstancia. Gilberto acudió a Rusia en compañía de dos amigos. Los tres portan una playera con los nombres de la familia de Gilberto.

Imagen: Especial

Como podrán imaginar, el partido entre Alemania y México fue el más doloroso en la vida de Gilberto, en pleno Día del Padre ante una victoria que no pudo compartir con su hijo, portando los gafetes de su familia en el cuello.

Guillermo Ochoa, quien tuvo una actuación más que memorable ante la escuedra teutona, conocía a Gilberto desde hacía tiempo. Por un contacto en común, Ochoa había enviado un video a Diego cuando cumplió 5 años. El día del funeral, Ochoa escribió nuevamente; le mandó un mensaje a Gilberto donde decía ‘tu hijo va a ser un ángel que me ayude a volar’. 

Imagen: Especial

Tras el partido donde México consiguió una victoria histórica, Gilberto recibió un mensaje  de Guillermo Ochoa por WhatsApp: “Esto fue por tu familia”.

Igualmente, Gilberto acudió al partido de Islandia contra Argentina y a otro más de Brasil. Ahora se prepara para ver partido contra Corea. Este homenaje terminará con la primera ronda del Mundial; volverá a México el 30 de junio. En el camino, espera conseguir una firma de Messi para su hijo en una playera que no habrá de entregar.