El periodista Jorge Armenta fue asesinado en Sonora

Según medios, un policía también perdió la vida
El periodista Jorge Armenta fue asesinado en Sonora (Imagen: @lopezdoriga)

El periodista Jorge Armenta fue asesinado el sábado en la Ciudad de Obregón. Medios de comunicación aseguran que el asesinato se propició durante un ataque en el que tanto el periodista como un policía perdieron la vida.

También te recomendamos: Periodistas denuncian acoso durante las conferencias mañaneras

Los periódicos El Tiempo y Medios Obson eran propiedad de Jorge Armenta, un periodista que fue asesinado el sábado en Ciudad Obregón, Sonora. Aparentemente, Armenta salió de un restaurante ubicado en la Ciudad Obregón cerca de las 3:00 de la tarde, junto a él se encontraban dos policías que laboraban como sus escoltas.

Claudia Pavlovich, gobernadora de Sonora exigió a las autoridades investigar de manera adecuada el homicidio del periodista. Mediante su cuenta de Twitter se pronunció de la siguiente manera:

He solicitado a la fiscalm Claudia Indira Contreras, se traslade #Cajeme  e inicié de inmediato las investigaciones para esclarecer y dar con los responsables del condenable ataque contra el director de Medios Obson, Jorge Armenta y dos agentes de la policía municipal“. (Vía: Twitter)

Según medios de comunicación, un elemento de la policía municipal resultó herido durante el ataque sufrido por el periodista. Asimismo, se señala que desde hace un par de meses las instalaciones de Medios Obson eran vigiladas, pues supuestamente habían sido amenazadas.

De las primeras testimoniales se desprende que los agresores viajaban en un vehículo tipo vagoneta e color blanca, de modelo reciente“. (Vía: El Imparcial)

Hasta el momento se desconoce el móvil del ataque y tampoco se sabe si ya existen presuntos culpables por el asesinato del periodista y el policía. En el 2020 se han asesinado a 20 periodistas en el país, la mayoría de estos asesinatos no han sido esclarecidos. México ha sido catalogado como el pero país para ejercer el periodismo por los altos niveles de impunidad ante los asesinatos y agresiones que estos profesionales sufren. 

Con información de: La Jornada