Jiménez Espriú, acusado de malversación en Pumas

Javier Jiménez Espriú será parte del gabinete de Andrés Manuel López Obrador. El ingeniero mecánico electricista será el siguiente titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Sin embargo, para algunos siempre será aquel directivo de Pumas quien, con sus cuestionables decisiones, sumió al equipo en una crisis deportiva, pero sobre todo, económica.

Javier Jiménez Espriú fue nombrado en 1998 como Vicepresidente Ejecutivo del Club Universidad A. C. o simplemente Pumas. Cuando tomó el cargo, habían pasado 7 años del último título de los Universitarios y su consigna era regresar a los Pumas a los lugares protagónicos del futbol mexicano. Lo que obtuvo, sin embargo, fueron decepciones, malos resultados, cambios constantes de técnico y acusaciones de robos y malversación de los fondos del club, como lo afirma en sus redes sociales el autor del libro Fake News, Esteban Illades.

 El entrenador de los Pumas cuando Jiménez Espriú llegó al club era Enrique López Zarza. Los resultados no acompañaron al entrenador y fue destituido en el Verano de 1998. Este sería el primero de los cinco entrenadores que ocuparían el banquillo universitario durante los tres años que duró como Vicepresidente. Lo sustituyó Roberto Saporiti. El argentino tampoco tendría éxito. Pumas estaba lejos de los lugares de liguilla y la paciencia de la directiva se agotó en el Verano de 1999.

Entonces, llegó el hijo pródigo. El “Niño de Oro” de los Pumas recibió la oportunidad de revertir la tendencia negativa tras otro proyecto fallido con Rafael Amador. Hugo Sánchez tomó las riendas del club en el Verano del 2000 y con él llegaron las esperanzas. Volvió a meter al equipo a la liguilla y se quedaron muy cerca de regresar a una final, pero cayeron ante Santos en semis. A pesar de ello, parecía que Pumas estaba listo para dejar atrás los fantasmas de la mediocridad y ser realmente competitivos.

AMLO Espriú Malversación PUMAS Directivo
Imagen: Especial

Sin embargo, aparecieron las diferencias con Jiménez Espriú. Hugo tenía demasiado poder dentro y fuera del vestidor, algo que no agradaba del todo a la directiva. Así que, aún cuando en lo deportivo había cumplido, decidieron cesarlo de su cargo de entrenador de Pumas arguyendo “injerencias en el club y diferencias económicas.” Algo, que como es de esperar, no sentó nada bien a Sánchez. Prometió que volvería en cuánto el Vicepresidente dejara el club.

Tras la salida de Hugo Sánchez, Miguel Mejía Barón fue nombrado entrenador. Pero, para ese entonces, la gestión de Jiménez Espriú estaba más que cuestionada. Pese a haber renovado el patrocinio con Nike y las ventas de jugadores insignia de Pumas como Jesús Olalde, Antonio Sancho y Braulio Luna, el club carecía de recurso para armar plantillas realmente competitivas e, incluso, pagar sueldos de sus jugadores de acuerdo a la exigencia del mercado en México.

AMLO Espriú Malversación PUMAS Directivo
Imagen: especial

Fue entonces cuando empezaron las sospechas de malos manejas de la directiva a cargo de Jiménez Espriú. Fue destituido de su cargo en el verano de 2001. Fue entonces cuando las acusaciones en su contra aparecieron. Hugo Sánchez lo llamó “ratero y rata rinconera” y la nueva directiva encabezada por Luis Regueiro y Arturo Elías Ayub lo llamaron a rendir cuentas al “encontrar vacías” las arcas del club. Si bien nunca fue acusado formalmente, su reputación quedó en duda.

Ahora, AMLO lo ha designado como nuevo Secretario de Comunicaciones y Transportes. ¿Habrá tomado en cuenta estos antecedentes?

PD: Sí, Hugo Sánchez regresó a Pumas y los llevó al histórico bicampeonato.

Por: Redacción PA.