Guanajuato: mueren intoxicados 5 trabajadores de León

El Sistema de Agua Potable de León dice que los trabajadores pudieron haber interactuado con sustancias tóxicas
Mueren intoxicados 5 trabajadores de León, Guanajuato. Foto: SAPAL

Cinco trabajadores del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León (SAPAL) mueren intoxicados.

Personal de seguridad de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales encontró los cuerpos de los trabajadores. El hallazgo se registró el viernes 13 de noviembre a las 21 horas en un módulo de la planta.

Personal de primeros auxilios acudió al lugar, pero los trabajadores ya habías perdido al vida, por lo que llamaron al Ministerio Público.

Después de que los cuerpos fueron retirados, personal del SAPAL realizó una investigación de las condiciones de ácido sulfídrico en la planta.

“Se realizó la revisión de las condiciones de las instalaciones de dosificación del químico, no encontrando ninguna anomalía tanto en tanque de almacenamiento, tuberías de distribución y equipo de dosificación”, señaló el SAPAL en un comunicado.

Según la dependencia municipal, sus estudios técnicos “permiten suponer que se generó una alta concentración de gases tóxicos en un área abierta, es decir, al aire libre dentro de las instalaciones”.

Este lunes, la regidora Gabriela Echeverría anunció que el ayuntamiento de León pedirá una investigación para aclarar los hechos.

SAPAL, con problemas internos

“Esperamos a que la contraloría haga una investigación imparcial porque sabemos que son paleros porque son del mismo color”, cuestionó.

La regidora lamentó que el director del SAPAL, Jorge Ramírez, no haya rendido ya ante el cabildo una explicación por el incidente.

Recientemente, el organismo público descentralizado no renovó concesión con la empresa tratadora de agua ECOSYS III.

La empresa denunció que el organismo permitía a los curtidores y fabricantes de calzado verter “aguas residuales, con calidades diferentes a las acordadas, integrándose en éstas arena, basura, recortes de cuero, sales, sulfuros, amoniaco, cromo, cal, pelambres y grasas”.

Según ECOSYS III, esos materiales “han perjudicado el equipo mecánico, eléctrico y de proceso de la infraestructura de tratamiento, incluyéndose al propio colector que conduce las aguas residuales”.

Con información de La Jornada.

Publicidad