Explota otro polvorín en Tultepec, hasta el momento hay 24 muertos

No había pasado ni un mes desde la última explosión de un polvorín clandestino en Tultepec, Estado de México, cuando la tarde de ayer, una enorme explosión ocurrió. El registro de las autoridades locales y del estado es de por lo menos 24 muertos y decenas de heridos.

Primero, los elementos de bomberos y la policía municipal respondieron a un incendio menor en la zona conocida como La Saucera, pero la cercanía de los polvorines generó una segunda explosión mucho más grande, por lo que entre las 24 pérdidas están, también, bomberos y policías.

Todavía se desconoce la identidad de al menos cinco víctimas, pero las autoridades mexiquenses ya están buscando identificarlos. (Vía: Excelsior)

Después de este ultimo y terrible incidente, Protección Civil ordenó el cese de labores de los polvorines hasta que no se pueda garantizar la seguridad de los habitantes del municipio.

El coordinador federal de Protección Civil, Luis Felipe Puente, dijo en entrevista que tendrán que que revisar a profundidad las licencias y la reglamentación de las fábricas de fuegos artificiales en el municipio completo.

Nosotros vamos a apoyar una recisión exhaustiva del 100 por ciento de quienes venden pirotecnia en el Estado de México; temporalmente tenemos que suspender la venta, y ya que hagamos la revisión, volver a permitirlo.”(Vía: Reforma)

Elementos del Ejército y la Policía Federal ya se encuentran en la zona de desastre para ayudar a las víctimas y comenzar (de ser posible) la investigación sobre la serie de explosiones: si fue un accidente o un incendio provocado.

Tan solo este año, se registraron seis explosiones en Tultepec, algunas con hasta cuatro víctimas mortales. Eso, sin contar la explosión del 21 de diciembre, que cobró la vida de 31 personas en el mercado principal del municipio. (Vía: El Universal)

No habían pasado ni dos semanas desde la última explosión en Tultepec, no ha pasado ni un año de la mayor explosión que ha registrado el municipio de los últimos 30 años, tras la que, supuestamente, se revisaron todos los protocolos de seguridad para evitar que ocurriera. Y en estas estamos. De nuevo.