Enfrentamiento entre la sección 22 y la policía federal

Ya son dos los enfrentamientos registrados este sábado entre la sección 22 de la CNTE y la policía federal por la evaluación magisterial en Oaxaca.

Ya son dos los enfrentamientos registrados este sábado entre la sección 22 de la CNTE y la policía federal por la evaluación magisterial en Oaxaca. Esta mañana, antes de las 7 am ocurrió el primero: varios elementos de seguridad del Estado escoltaron un contingente de profesores disidentes que se dirigían al Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO). Cuando se dieron cuenta de que eran seguidos de cerca por la policía, los manifestantes respondieron al acoso federal con piedras e insultos. A continuación, la policía lanzó gas lacrimógeno sobre ellos.

Más tarde, hace apenas unos minutos, hubo otro encuentro violento entre fuerzas armadas y manifestantes. Los opositores de la Reforma educativa intentaron derribar una valla colocada por la policía en la carretera federal 190 de Oaxaca. A pesar de que un mando de las fuerzas armadas informó por un altavoz que se respetaría el derecho a la manifestación pública, aseguró también que la policía respondería a las agresiones iniciadas por los integrantes de la CNTE. Tras el segundo encuentro, los profesores marcharon hacia la Ciudad Administrativa, que también es sede de la evaluación docente programada para hoy.

No es la primera vez que los profesores que pertenecen a la sección 22 de la CNTE en Oaxaca externan su fuerte desacuerdo con la aplicación de la evaluación docente; muestra de ello la preparación que organizaron tanto el secretario de educación pública, Arelio Nuño, como el gobernador de la región, Gabino Cué, para “revisar las estrategias de seguridad” que se implementarían este fin de semana.

¿Por qué un secretario de educación debería elaborar un plan de seguridad con un gobernador para realizar una reforma educativa? ¿Qué se está jugando realmente en los exámenes aplicados a los profesores? ¿Qué vías de diálogo se están abandonando cuando en vez de mesas de diálogo se organizan estrategias de seguridad?