El New York Times destacó las irregularidades en la gestión de Enrique Peña Nieto

Debido a los múltiples escándalos en su administración, la reputación de Enrique Peña Nieto ha ido a la baja.
Enrique

El rotativo estadounidense “The New York Times”, destacó en su editorial al presidente Enrique Peña Nieto, el cual, como candidato a la presidencia mexicana, usó el título de su libro “México, la gran esperanza” para explicar qué tipo de nación quería construir. Pero después de tres años de su gestión, es bastante probable que el mandatario sea recordado más como un presidente que evitó rendir cuentas que como el líder transformador que muchos creyeron haber elegido.

Y es que durante su administración, el gobierno mexicano ha tratado maquillar varias verdades incómodas y ha minimizado más de un escándalo (la casa blanca, Ayotzinapa, Tlatlaya). Cuando periodistas mexicanos revelaron que un contratista del gobierno había puesto una casa de lujo a disposición de Peña Nieto y su esposa, el Presidente le encargó la investigación a Virgilio Andrade Martínez, titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP), y amigo personal del mandatario. De esta manera, nadie se extraño cuando en esa investigación no se encontró pruebas que incriminaran al Presidente. Y los periodistas que denunciaron los hechos, se quedaron sin empleo.

También, cuando Joaquín Archivaldo Guzmán Loera alias “El Chapo” escapó de la cárcel, muchos mexicanos mostraron su incredulidad frente a la versión oficial, ya que se trataba de la segunda vez que el “Chapo” escapaba de un penal de máxima seguridad.

El Gobierno Federal ha sostenido que Guzmán Loera huyó a través de un túnel que él y sus cómplices excavaron (sin que los guardias lo advirtieran), y descartó la posibilidad de que recibieran ayuda desde el interior del penal. Algunos funcionarios fueron detenidos tras la fuga pero el gobierno, aunque a la fecha no han dado una explicación veraz de lo sucedido.

Y más preocupante aún es el intento de investigar la desaparición de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, que fueron desaparecidos en el estado de Guerrero. El gobierno sostuvo que los estudiantes fueron asesinados e incinerados por miembros del crimen organizado. Pero en septiembre de este año, un informe preliminar elaborado por un grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que a partir de imágenes de satélite, afirmó que era poco probable que los cuerpos hayan sido incinerados.

El hecho de que el gobierno haya negado la petición recurrente para que investigadores internacionales entrevisten a los militares en el lugar de la desaparición, no ha servido más que para alimentar la molestia de la ciudadanía. Y es por tales motivos, que la reputación de Enrique Peña Nieto ha ido en picada.