Cuesta más de 40 millones de pesos mantener a los ex-presidentes

En el presupuesto de egresos de la federación se han destinado  más de  40 millones de pesos para los ex-presidentes. En este rubro se contempla el pago de pensiones y otro tipo de gastos, como el pago de servicios públicos o la compra de automóviles.

En los últimos años, el presupuesto destinado a la seguridad social, ha sufrido severos recortes. El sistema de pensiones se ha convertido en un problema financiero. Sin embargo, todas las iniciativas para suprimir o regular las pensiones de los ex-presidentes han sido congeladas en las comisiones dictaminadoras. Las comisiones dictaminadoras son la instancia en que las iniciativas de ley son revisadas ante de ser votadas en el Congreso.

Cada año se destina 40 millones de pesos para pagar las pensiones de ex-presidentes. En este rubro también se contempla un presupuesto para pagar personal de seguridad y ayudantía. Ernesto Zedillo es el único presidente que ha renunciado a esta prerrogativa, aunque ahora trabaja para Iberdrola, una empresa con la que tuvo algunos acercamientos mientras era titular de la Secretaria de Energía. Todos los demás presidentes, desde Luis Echeverría hasta Felipe Calderón, reciben esta pensión.

El gobierno federal ha establecido algunas medidas de austeridad, por lo que se han hecho muchos recortes en el gasto social. Pero, aunque varios partidos políticos han presentado iniciativas en el Congreso para eliminar o regular estas “prestaciones”, han sido congeladas en las comisiones dictaminadoras. Tan sólo en la seguridad, que proporciona el Estado Mayor presidencial, se gastan 5 millones de pesos.

Los “beneficios” presidenciales contemplan el pago de bonos, aguinaldos, compensaciones, salarios de las escoltas y personal de ayudantía y el pago del servicio telefónico local y celular, la luz, el predial y el agua.  Además, se consideran gastos más extravagantes como la compra de automóviles para el presidente  y su familia, por si fuera poco, también, el pago de tenencia, la verificación, mantenimiento del carro.

En esta legislatura, cuando menos tres partidos han presentado iniciativas para eliminar esos gastos, porque los consideran un privilegio, ya que la mayoría de la población no cuenta con seguridad social.

Por ejemplo, en septiembre del 2015, Morena planteó prohibir las pensiones vitalicias de Presidentes de la República, ministros de la Suprema Corte de Justicia y de otros funcionarios federales, ya que estos “beneficios” son desproporcionados respecto a las prestaciones que establece la ley.

En el momento que tuvo que ser presentada la iniciativa, la diputada Araceli Damián señaló en tribuna que era indispensable reducir los salarios de los altos funcionarios, los seguros de separación individualizada, los gastos de representación y las pensiones de los ex-presidentes.

El PRD presentó otra propuesta. Pedía que el presupuesto destinado a los ex-presidentes no  fuera mayor a los  25 salarios mínimos. Además, señaló que ni el Congreso de la Unión ni ninguna otra autoridad  había aprobado una legislación que justifique los estos beneficios para los ex-presidentes, menos para sus cónyuges, viudas o hijos.

A pesar de que no hay ningún documento legal que lo avale, las viudas de los ex-presidentes continúan percibiendo las pensiones. Por ejemplo, Paloma Cordero, viuda de Miguel de la Madrid, recibe 50 mil 829 pesos mensuales. Sasha Montenegro, viuda de López Portillo, recibe 40 mil 747 pesos mensuales.

La tercer iniciativa la presentó Movimiento Ciudadano. Para eliminar las pensiones y los demás privilegios de los ex-presidentes, pedía que se reformara el artículo 83 de la Constitución. Los representantes de Movimiento Ciudadano afirman que no hay ningún sustento legal para mantenerlos.

De hecho, según la información que ha proporcionado el partido, los acuerdos existentes sobre la pensión no cuentan con la firma del Ejecutivo; además, los reglamentos en los que se basa podrían declararse de inconstitucionales. En su proyecto sostienen que, de acuerdo al artículo 89, en el que se definen las facultades y las obligaciones del presidente, no menciona nada sobre estos privilegios..