Crimen organizado usa bases de datos del gobierno para extorsiones: Reforma

Según el diario Reforma, el crimen organizado usa bases de datos que son propiedad del gobierno para extorsionar y robar. Se trata de sensible información nuestra, de ciudadanos como usted y como yo, con datos que proporcionamos al gobierno y que ahora están en manos de delincuentes.

Según un informe de la PGR, el Cártel Jalisco Nueva Generación fue los primeros en conseguir información confidencial en manos del gobierno para, de ahí, elegir a sus posibles víctimas de delitos como extorsión y secuestro.

Sin embargo, la “técnica” no es una auténtica novedad. Se tienen registros de que la Colombia de finales del siglo pasado también se usaba esta forma de elegir víctimas.

“En Michoacán, los criminales elegían a sus víctimas con datos de la Secretaría de Agricultura”.

En México, en áreas de fuerte producción agrícola asiladas por el narcotráfico, el método sirvió para poder elegir blancos fáciles. En la zona aguacatera de Tancítaro, Michoacán, los narcotraficantes usaban directamente bases de datos de la Secretaría de Agricultura.

En dicha base de datos, revisaban quiénes eran los dueños de las huertas de mayor extensión o que reportaran mayores ganancias por la exportación de aguacate, fruto de gran valor comercial en el extranjero. A esos productores se les imponía una “cuota” que, de no pagarse, era seguida por secuestros o directamente asesinatos. (Vía: Sin Embargo)

No hay que olvidar que Tancítaro es uno de los municipios de Michoacán que más padeció la violencia del narcotráfico durante el sexenio pasado y que, desde que los pobladores sacaron a los delincuentes por la fuerza, ha tenido que lidiar con la inacción del gobierno y con el asedio criminal a las afuera de su municipio.

Ahora, los índices de criminalidad en el municipio han descendido, pero este triunfo ha sido de los ciudadanos organizados y armados, que tuvieron que lidiar con las autoridades y, por sus propias manos, con los narcotraficantes. (Vía: Infórmate)

Cuando nuestra privacidad es vulnerada, inmediatamente otro derecho nuestro correrá peligro”.

En el informe del Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (Cenapi) se detalla que está forma de delincuencia que cobró una notoriedad paralela al trasiego de drogas para los cárteles, fue muy socorrida por “Los Cuinis”, los Caballeros Templarios y La Familia Michoacana.

Desde hace unos años, la privacidad se ha vuelto un derecho que antes no parecía tan urgente y que ahora se discute constantemente en medios y tribunas. No es para menos: casi siempre, cuando nuestra privacidad es vulnerada, inmediatamente otro derecho nuestro correrá peligro. El caso de los aguacateros de Tancítaro es una prueba contundente.