Condenaron a prisión a militares que asesinaron a Otilio Cantú

Cuando los soldados asesinaron a Cantú Cantú, los militares le colocaron al joven una pistola en su mano para argumentar que ellos había repelido un ataque.
militares

El diario REFORMA publicó, el día de hoy, que cinco militares fueron sentenciados a 22 años y seis meses de cárcel por el asesinato Otilio Cantú Cantú a quien además le fue “plantada” una pistola tras ser abatido el 18 de abril de 2011, cuando conducía su camioneta en Monterrey, Nuevo León. 

Otilio Cantú González, padre de la víctima, aseguró anoche que ayer fue notificado que un Juez de Distrito dictó esa sentencia condenatoria contra efectivos que participaron en el ataque, perpetrado cuando su hijo iba al trabajo. La resolución, agregó, fue emitida el 11 de marzo, al cumplirse 4 años 10 meses y 28 días del crimen.

Después de que el expediente estuviera años dando vueltas entre autoridades militares y del fuero común, el caso por fin se turnó al Juzgado Sexto de Distrito, con sede en Monterrey, donde el juez, Rafael Rodrigo Cruz Ovalle, dictó la sentencia, que, sin embargo, puede ser apelada.

A su vez, Cantú González señaló que a Roberto Guadalupe Rodríguez Aldama, José Manuel Dolores Luna, Rubén García Díaz, Gaudencio Heraclio Moreno y Francisco Pérez Pérez se les responsabilizó del delito de homicidio calificado, por lo que recibieron 22 años y 6 meses. Los soldados están recluidos en una prisión militar en la Ciudad de México, donde cumplirían la pena.

También añadió que a Carlos Javier Flores Ábrego y Roberto de Jesús Mellado se les impuso 4 años por delitos cometidos en la administración y procuración de justicia, al alterar la escena de crimen, dándose la pena por compurgada.

“No sé si sea poco o sea mucho”, expresó Cantú González, lo más importantes es que yo le prometí a mi hijo que iba a luchar hasta el final, hasta que se hiciera justicia” y expresó que “estoy viendo que, cuando menos, logré que fueran sentenciados los agresores de mi hijo”.

Cuando los soldados asesinaron a Cantú Cantú, estos le colocaron al joven una pistola en su mano para argumentar que ellos había repelido un ataque, por lo que se consideró que alteraron indicios, huellas o vestigios de un hecho delictuoso. La agresión contra el joven, que era médico y que tenía 15 días de casado, se cometió el 18 de abril de 2011, cuando el joven se dirigía a su trabajo manejando su camioneta tipo Ram.

Los soldados que realizaban tareas de seguridad pública en Nuevo León, presuntamente perseguían a delincuentes que escaparon de un enfrentamiento con ellos en un vehículo semejante. El crimen del joven de 29 años, generó múltiples cuestionamientos sobre la incorporación de elementos castrenses a labores de seguridad pública para enfrentar el repunte de violencia en el Estado.