Casi 30 diputados no cuentan con una licenciatura

Diputados

En realidad para ser diputado en México no es necesario cumplir con grandes requisitos, básicamente es suficiente con saber leer y escribir, contar con la nacionalidad mexicana, así como con el domicilio del distrito por el que se quiere competir  y la edad requerida de 21 años cumplidos (Artículo 55 constitucional). Es decir, para ocupar un cargo en el poder legislativo no es necesario contra con un mínimo de preparación académica, esto a pesar de que la tarea de cualquier legislador es promulgar, reformar y derogar leyes a nivel constitucional, dicho de otra forma, cualquier persona puede ser partícipe de la tarea de legislar las normas con las que nos regimos todos los mexicanos, es suficiente con que esta persona este afiliado a un partido político o gane por vía de elección popular.

Decimos esto porque según datos del Sistema de Información Legislativa hay 27 diputados que no cuentan con una carrera universitaria, esto en números representa solo el 1.8% del total de los diputados, de ese universo vemos que 15 de ellos son priístas, 6 de Morena, 2 del PVEM, mientras que el PAN, el PRD, el PES y el Panal cuentan cada uno con un diputado sin estudios universitarios. Cada diputado percibe un salario de 74 mil pesos mensuales, de los cuales se suman casi 46 mil pesos por bonos de asistencia legislativa y 28 mil pesos por concepto de “atención ciudadana”, esto significa que cada diputado percibe al rededor de 148 mil pesos mensuales; ahora, pensando en lo que nos cuesta cada legislador a los contribuyentes, resulta en realidad un descaro que algunos de ellos no cuenten la mínima preparación para legislar las leyes que rigen nuestro país.

En cambio, lo más óptimo sería que los criterios para poder ocupar el cargo de legislador fueran mucho más estrictos, por lo menos en el sentido de la obligatoriedad de un mínimo de escolaridad, tal y como sucede para otros cargos, tanto de elección popular, como de designación directa. Lo que vemos actualmente  no solo es una trivialización de las labores legislativas, sino también una desproporción en las exigencias de ingreso a otros cargos en el servicio público, ya que tenemos algunos diputados que su mínimo grado de estudios es la primaria terminada, en la policía por ejemplo, el mínimo de escolaridad requerido es de preparatoria terminada, sin embargo, las fuerzas de seguridad reciben aproximadamente un 10% del salario mensual que perciben los diputados con la primaria terminada.

Pero, si ya de por sí es absurdo que sea posible poder registrar una candidatura a diputado sin el mínimo de credenciales académicas, es aún peor que los partidos políticos designen diputados plurinominales de las características antes mencionadas, eso nos hace pensar que los partidos nombran diputados con base en criterios relacionados al nepotismo, a los favores políticos y a cuotas, más que por aquellos que cumplen con los mínimos requisitos por lo menos en términos de un grado académico. Si bien un grado académico no garantiza tampoco mayor eficiencia o menor corrupción, sí vuelve a la labor legislativa algo más serio, ya que hacer más estrictos los requisitos proyectaría que es necesario tener conocimientos mínimos para ser diputado, más allá de la militancia o el carisma para ganar una elección popular.

Entre algunos de los diputados que no cumplen con un mínimo de licenciatura tenemos:

  • Carmen Salinas Lozano

Escolaridad: Primaria

Partido: PRI

Representación proporcional

  • Blandina Ramos Ramírez

Escolaridad: Primaria

Partido: Morena

Representación proporcional

  • Jorge López Martín

Escolaridad: Técnico

Partido: PAN

Mayoría relativa

  • Mario Machuca Sánchez

Escolaridad: Preparatoria

Partido PVEM

Mayoría relativa

  • Abdíes Pineda Morína

Escolaridad: Preparatoria

Partido: PES

Representación proporcional

  • Ángel García Yañez

Escolaridad: Preparatoria

Partido: Panal

Mayoría relativa

  • María Teresa Cristina García Bravo

Escolaridad: Técnico

Partido: PRD

Mayoría relativa

Vía: (Nación 3, 2, 1)