¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Creció acoso y amenazas de muerte en internet para las mujeres en México

La violencia en Internet es, tal vez, la forma más sencilla de ejercerla. La red ofrece la posibilidad de actuar en detrimento sin tener que ofrecer pruebas de ello y, además, con el beneficio del anonimato para el agresor, así como la inmediatez para hacerlo en cualquier parte del mundo. Es por ello que la coalición Internet es Nuestra presentó un infrome en el que mostró la violencia que sufren las mujeres en línea.

Este estudio, firmado por Dubravka Šimonović, investigadora polaca experta en estudios de género en colaboración con todas las organizaciones que forman esta coalición, expone de manera significativa que la violencia en línea va en aumento conforme más usuarios hay en Internet y afecta considerablement a las mujeres.

Según datos del INEGI, en México casi 9 millones de mujeres mayores de 12 años han sido objeto de algún tipo de acoso por medios digitales en línea, llámese redes sociales, aplicaciones de mensajería, blogs, etcétera. El estudio de Internet es Nuestra explica que las mujeres que se encuentran en mayor riesgo son aquellas que están entre los 20 y 29 años de edad, las defensoras de derechos humanos y las periodistas. (vía: Animal Político)

Gráfico: Internet es Nuestra

Estos datos, por supuesto, representan el número de acoso y violencia denunciado. No existen datos que puedan ser 100% confiables para saber el número real de violencia efectiva contra mujeres, pero se habla de que alrededor del 88.4% de mujeres que sufren violencia no toman ningún tipo de acción contra ésta, por lo que la gráfica de denuncia sería mucho mayor, pero aún existe un largo camino a recorrer para llegar a un número de denuncias ideal. (vía: Luchadoras)

Por otro lado, el acoso a periodistas, en general, es constante en la red, pero las mujeres viven un doble acoso: por su profesión y por ser mujeres. Las conductoras deportivas Marion Reimers, Jimena Sánchez y Verónica Rodríguez han denunciado mediante una campaña en redes el acoso al que han sido expuestas al ser mujeres en los medios deportivos.

Es alarmante que las redes sociales sigan siendo, en general, el patíbulo de las causas públicas. Más allá de construir comunidades en línea, han hecho que estas consumen discursos de odio entre sí, afectando a grupos sociales históricamente afectados por el racismo y la discriminación.