Según OCDE, México es el primer lugar en abuso sexual infantil

Se registran cerca de 4.5 millones de casos de abuso infantil al año
Según OCDE, México es el primer lugar en abuso sexual infantil. (Imagen:Twitter)

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) México ocupa el primer lugar a nivel mundial en abuso sexual infantil.

Esta declaración tuvo lugar en el foro “Violencia Sexual  Infantil y Adolescente: Retos Legislativos. Javier Enrique López Aguilar, médico del Hospital de Pediatría del Centro Médico Siglo XXI del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS),  afirmó que México ocupa el primer lugar en abuso sexual infantil con 5.4 millones de casos registrados al año.

Esta información fue sustraída por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Sin embargo, el Colectivo contra el Maltrato y Abuso Sexual Infantil mencionó que las cifras podrían no ser realistas:

“Esta cifra es poco realista porque sólo es denunciado uno de cada 100 casos de abuso sexual infantil: estas cifras hablan del grave problema que estamos viviendo a escala nacional“. (Vía: La Jornada)

López Aguilar explicó que Tlaxcala es la entidad con mayor incidencia de delitos como la pederastia y la trata de infantes. Le siguen Querétaro y Chihuahua.

Recordemos que recientemente la Encuesta Nacional sobre la dinámica de las Relaciones en los Hogares 2016 (ENDIREH) reveló que los principales agresores sexuales de los niños mexicanos se encuentran en su núcleo familiar.

Sí, los tíos, primos, padres, vecinos y conocidos son quienes atacan física y sexualmente a los menores de edad:

  • Tío (a): 20.1 por ciento
  • No familiar, conocido, vecino: 16.0 por ciento
  • Primo (a): 15. 7 por ciento
  • Desconocido: 11.5 por ciento
  • Hermano (a): 8.5 por ciento
  • Padrastro/ Madrastra: 6.3 por ciento
  • Abuelo: 3.37 por ciento. (Vía: INEGI)

A pesar de que las consecuencias emocionales, psicológicas y físicas que las agresiones sexuales provocan en los niños, pareciera que el país no tiene las herramientas adecuadas para combatir esta situación.

México tiene los presupuestos más bajos para combatir este grave problema, ya que sólo uno por ciento de los recursos para la infancia está destinado a la prevención y protección del abuso sexual y la explotación según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF)”. (Vía: La Jornada)

Fuera del presupuesto que las autoridades otorguen, se deberían implementar políticas de educación sexual para prevenir la violencia desde la infancia.

Los niños podrían aprender a detectar y denunciar las agresiones tanto sexuales como físico emocionales que tanto adultos, adolescentes u otros niños pueden ejercer en su contra.

Estas labores no sólo quedan relegadas a los infantes, pues los padres de familia e instituciones médicas y sociales también podrían contribuir a esta labor.

Con información de: La Jornada