En 2017 murieron 348 civiles en enfrentamientos armados: Reforma

Temixco, Palmarito, Tepic, Tláhuac… Nombres como esos sonaron en el 2017 por los enfrentamientos armados que se sostuvieron entre civiles y elementos de las Fuerzas Armadas. Sumando todos esos casos, la cantidad de civiles “abatidos” en 2017 llega a 348, según el Ejecutómetro del periódico Reforma.

El medio apunta que en prácticamente todos los casos, las versiones oficiales señalan que las personas fueron baleadas después de atacar con armas de fuego a los uniformados. Todos los casos, según el periódico, son prácticamente idénticos, es decir, los agentes de seguridad o militares patrullaban o marcaron el alto a civiles o que se encontraron con gente armada que comenzó a dispararles en vía pública.

Sin embargo, lo que dicen los familiares, testigos y evidencias en ciertos casos es contrario a las posturas oficiales.

El 30 de noviembre, policías del Mando Único de Morelos realizaron un operativo en un domicilio en Temixco, Morelos. Cuatro mujeres, un adolescente de 13 años y una bebé con sólo unos meses de edad murieron. Según el parte oficial, murieron en fuego cruzado, pero los familiares de los fallecidos indicaron que fueron ejecutados y que unos incluso tenían un disparo en la cabeza.

Los agentes involucrados le relataron al periodista Héctor de Mauleón que cuando entraron al domicilio donde fueron hallados los cadáveres, encontraron a las víctimas muertas, pero las familias dicen que fue una venganza de las autoridades.

También está el caso de Palmarito Tochapan, Puebla, en mayo. La versión oficial señala que presuntos “huachicoleros” abrieron fuego contra militares. Unos días después se difundió un video en el que un militar aparece ejecutando a un civil desarmado y acostado en el piso.

El Reforma también señala que durante los enfrentamientos a lo largo del 2017 fallecieron 48 elementos de distintos corporativos. Seis eran de la Marina y otros seis del Ejército.

Uno de esos casos fue el de cuatro agentes de la PGR. Estos fueron emboscados y acribillados el 19 de julio en San Miguel Totolapan cuando iban a detener a un integrante de “Los Tequileros”.