¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Reforma: Desaparición de los 43 de Ayotzinapa se ordenó desde Chicago

El 26 de septiembre de 2014 está marcado en la historia mexicana como uno de los días más oscuros de los tiempos recientes. En Iguala, 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecieron en una noche que tuvo como única constante la violencia en Guerrero y la incertidumbre.

Al margen de la “verdad histórica” y las diferentes líneas de investigación, además de diversas teorías sobre lo que ocurrió, información obtenida por Reforma, parece indicar que todo lo ocurrido ese día fue ordenado desde Chicago por altos mandos del cártel Guerreros Unidos.

A finales de 2014, en la ciudad norteamericana se detuvo a Roberto Sánchez, Eliseo Betancourt e Isaías Mandujano y en Oklahoma a Pablo Vega Cuevas y Alexander Figueroa. A estos se les incautaron teléfonos celulares de los cuales se desprenden las conversaciones obtenidas por Reforma.

Estas aportan datos que confirman diferentes puntos de las investigaciones y que pueden clarificar lo oscuro que ha sido la investigación desde el origen. Sin embargo, también tiraría varias interpretaciones que se han hecho alrededor del hecho, aunque eso no invalida lo sucedido.

Foto: Reforma

Lo que se confirma es que quienes desaparecieron a los 43 alumnos de la Escuela Normal de Ayotzinapa fueron integrantes del cártel Guerreros Unidos y, además, se apunta que no solo eran ellos quienes estaban sustraídos por los narcotraficantes, sino también alrededor de otras 17 personas más.

En uno de los mensajes, Pablo Vega, uno de los líderes del cártel, escribe a un contacto identificado como “Aníbal” para que cierren las salidas del lugar donde se está realizando el enfrentamiento, presuntamente contra Los Rojos:

Pablo Vega: “¿Todavía no hay Marina, verdad? ‘Ira hay una entrada después del tope que viene de Chilpo (Chilpancingo), que la recorran y que ‘El Cholo’ esté alerta y alerte a la gente“.

Aníbal: “Solo que llevaban 60 paquetes ya guardados (personas levantadas por Guerreros Unidos) y otros con San Pedro (muertos) de aquellos y solo heridos de este lado incluyendo la sirvienta de ‘El Oso’ (Osiel Cárdenas)”

Desde ese momento, los estudiantes habían sido privados de su libertad y eran llevados por la gente de Guerreros Unidos, pensando que se trataba de integrantes de Los Rojos.

Esa misma noche, según refieren los mensajes de los teléfonos incautados, se estaba dando un enfrentamiento por el control de la plaza de Iguala entre estos dos grupos delictivos. La información que llegó a los mandos en Chicago fue lo que provocó la confusión y con sus órdenes se atacaron dos camiones: uno de un equio de fútbol y el de los estudiantes de Ayotzinapa.

La confusión fue mayor entre ellos, pues algunos de los detenidos por ellos les confirmaron haber sido enviados por Santiago Mazari “El Carrete”, narcotraficante morelense. Por eso mismo, se justificó el ataque a los camiones antes mencionados.

“Sí Sr. el puto procurador está con aquellas mierdas. Los paquetes (detenidos- desaparecidos) ya dijeron que el carrete les pagó. Tienen gente de Morelos, Estado de México y Chilpancingo

Ese mismo mensaje, da pie a otro en el que Vega confirma el vínculo entre José Luis Abarca y Guerreros Unidos, pues pide que se le avise para que auxilie al cártel, aunque en ningún momento se menciona al alcalde de iguala como culpable u organizador de los ataques.

Una vez pasada la crisis de los enfrentamientos, Vega comenzó a evaluar la magnitud de lo ocurrido con el contacto “Vitola 08”. Confirmó con sus sicarios que en las balaceras se levantó a estudiantes de Ayotzinapa y se baleó el camión el equipo de fútbol Los Avispones. Consideró que eso fue un error y que sería grave para su organización.

Vitola 08: “también los ayotzinapos fueron a hacer su desmadre a los autobuses, en los autobuses eran los ayotzinapos”

Pablo Vega: “pero la balacera era contra Los Rojos, algo así me dicen. Es una pendejada, eso nos va a costar el negocio

Esta información aporta a la imagen general del caso Ayotzinapa. Confirma que fueron privados de su libertad por elementos de Guerreros Unidos; también, que los hechos se dieron entre en un enfrentamiento de cárteles en Iguala; y que el alcalde Abarca tenía nexos con ese mismo cártel.

La información difundida por Reforma no cambia lo sucedido: 43 estudiantes fueron desaparecidos en Iguala por una organización delictiva apoyada por el gobierno guerrerense. Sin embargo, esto nos deja ver que su desaparición fue producto de un enfrentamiento entre cárteles que también atacaron a otros camiones pensando que se trataba de integrantes de Los Rojos.

El caso Ayotzinapa, antes que asignar culpas en consignas, necesita claridad. Esta se está aportando con diversas pruebas. Los culpables de su desaparición fueron cárteles de droga en enfrentamientos que no estaban relacionados con ellos, el gobierno de Iguala es cómplice de todo esto, aunque nunca fue intención el obrar contra ellos de manera deliberada.

Con información de Reforma