En México la falta de protocolo llena las fosas comunes

De acuerdo con el diario Excélsior, en México, actualmente no existe un protocolo unificado tanto para la identificación como para el manejo final de los restos humanos que son depositados en panteones oficiales, dentro de las fosas comunes. Durante la administración actual, desde finales de 2012 hasta el presente año, se han registrado 14 mil 184 personas desaparecidas (según Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas), se han encontrado 156 fosas clandestinas (Procuraduría General de la República) y han sido hallados 303 cuerpos (PGR).

En el panteón municipal de Tetelcingo, en Cuautla, Morelos, fueron exhumados 117 cuerpos y 12 bolsas de restos, entre el 23 de mayo y 3 de junio de este año, de los cuales tan sólo han sido identificadas por su nombre 21 de las víctimas, mientras que en 44 de los casos no se inició una investigación a pesar de que murieron en circunstancias de violencia. Este caso, es muestra de la evidente falta de protocolo en el país para proceder en estas situaciones. (Vía: Excélsior)

El Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Incifo), cuenta con un registro de ingreso de 26 mil 306 cadáveres identificados y 2 mil 73 desconocidos, entre los años 2010 y 2015. Por su parte, el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, contabilizó 319 cuerpos que fueron enviados a la Fosa Común durante los últimos 6 años.

La Ciudad de México, a diferencia del resto del país, ha establecido un protocolo en el que es posible conservar información y disposición final de los restos, ante la posibilidad de una eventual identificación.

Según la titular del Departamento de Identificación del Incifo, Blanca Briseño, los restos pasan por un proceso en el que, a través de huellas dactilares, fotografías, detalles de una completa revisión antropológica, registros dentales, tomas de muestras biológicas para exámenes de ADN, entre otros, sea posible la identificación inmediata o posterior al envío de éstos a la Fosa Común del Panteón Civil de Dolores. 

“Tomamos fotos del tatuaje, de la cicatriz, del lunar, todo lo que nos sea significativo, incluso hasta situaciones que nos indiquen el trabajo que desempeñaba la persona. Por ejemplo, manos que en las uñas tengan residuos de grasa, de pintura, puede ser herrero, puede ser un mecánico, un hojalatero, y ese tipo de características de trabajo nos sirven a nosotros para orientar a la familia.” (Vía: Excélsior)

A pesar de que se lleven a cabo tomas de ADN, Briseño subraya que no se realiza un corrido de la muestra debido a que, por la gran cantidad de cadáveres que ingresa, sería muy pesado correr cada muestra, así como demasiado costoso, para el Departamento de Genética.

Los restos son enviados al Panteón Civil de Dolores luego de 10 días hábiles o 15 naturales. Este lugar cuenta con un sistema de coordenadas para localizar un cuerpo que sea reclamado.

Samuel Otero González, coordinador de Proyectos de Panteones de la delegación Miguel Hidalgo explicó el protocolo que permite la localización de los cuerpos:

“Según la profundidad que tenga la fosa, se va rellenando por niveles, es decir, la primera cama de cuerpos es el primer nivel, segundo, tercero, hasta que llene la fosa, ese es el segundo dato, tenemos ya la fosa y el nivel. Tercer dato que tenemos para tener el orden de los cuerpos es la línea, dentro de la cama del nivel se le asigna un número a cada cuerpo conforme el orden en el que se va poniendo, entonces de esa manera tenemos una coordenada que ligada al número de la averiguación con la que el Instituto nos lo entregó. En ocasiones se tiene la necesidad de exhumar más de 100 cuerpos para poder encontrar el que buscamos, entonces se sacan con todo cuidado, se van colocando a un lado de la fosa y cuando encontramos el que buscamos se separa y tenemos que iniciar el proceso de volver a colocarlos en su lugar para no perder el orden, por si más adelante alguno también es necesario localizarlo.” (Vía: Excélsior)

De acuerdo con el funcionario, quien pretende reclamar la entrega de restos humanos debe pagar 130 pesos para dicho trámite, así como permanecer en el lugar para confirmar la identidad del cuerpo.

Publicidad