Tahlequah, la orca que lloró la muerte de su cría por 17 días vuelve a ser madre

Tahlequah, la orca que lloró la muerte de su cría por 17 días volvió a dar a luz a una nueva cría llamada por los científicos "J57"
(Imagen: Whale Research Center)

La orca que se hizo mundialmente famosa cuando lloró la muerte de su cría por 17 días, volvió a ser madre. De acuerdo a un comunicado de prensa del Whale Research Center, Tahlequah, conocida por los investigadores como J35, dio a luz a una cría la semana pasada.

También te recomendamos: VIDEO: Ante derrame de petróleo, delfín trató de salvar a su cría

Miembros de este centro de investigación para la investigación de ballenas sin fines de lucro, observaron a la cría “nadando vigorosamente junto a su madre”. La cría, nombrada por los investigadores como “J57” fue visto el sábado 5 de septiembre en aguas cercanas a la frontera entre Washington y la provincia canadiense de Columbia Británica. Calculan que “J57” nació el viernes 4 de septiembre.

“El 5 de septiembre hicimos el seguimiento de un informe de uno de los observadores de ballenas [locales] de que había visto una cría muy pequeña. Tahlequah estaba en mayor medida separada de las otras orcas y era muy evasiva cuando cruzó la frontera hacia Canadá, así que terminamos nuestro encuentro con ella después de unos minutos y les deseamos lo mejor en su camino”, informó el Whale Research Center.

En 2018, Tahlequah ganó fama mundialmente cuando lloró la muerte de su cría mientras cargaba el cuerpo sin vida. Los investigadores observaron el comportamiento de la orca a lo largo de mil millas, durante 17 días.

La falta de alimentos: el principal reto para las orcas

El caso de esta orca conmovió al mundo entero y se interpretó como una evidencia del dolor en otra especie; sin embargo, es reflejo de una problemática mayor que enfrentan las ballenas.

Las población de ballenas residentes del sur, consta de tres vainas que ocupan el estrecho de Georgia, una ensenada adyacente a Vancouver, así como las aguas circundantes.

La población de ballenas residentes del sur consiste en tres vainas que comprenden el estrecho de Georgia, una ensenada adyacente a Vancouver, así como las aguas circundantes. Las ballenas que residen en esta zona han padecido por mucho tiempo las tensiones ambientales, específicamente por una sistemática desnutrición.

Esto, debido a que se alimentan principalmente de salmón Chinook, una especie en peligro de extinción y que se ha visto diezmada por la industria de la pesca y la contaminación marina.

La falta de alimento para las orcas ha provocado que se dispare el nacimiento de crías muertas entre 2008 y 2014, en los que solo uno de cada tres embarazos pudieron llegar a término. Aunado a esto, la tasa de mortalidad para las crías es de 40 por ciento.

De acuerdo a los resultados de un estudio realizado en 2017:

“La baja disponibilidad de salmón Chinook parece ser un factor estresante importante entre estas ballenas que comen pescado, así como una causa importante del fracaso tardío del embarazo. Los resultados apuntan a la importancia de promover la recuperación del salmón Chinook para mejorar el crecimiento de la población de orcas [en la región]”.

El caso de Tahlequah ilustra los enormes riesgos que enfrentan actualmente las orcas en la parte noroeste de Estados Unidos.

Y aunque el camino para Tahlequah y su cría “J57” parece incierto, la noticia de su nacimiento no deja de ser alentadora y conmovedora.

Con información de Noticieros Televisa