Científicos prueban que el plástico que ha estado bajo agua durante más de 20 años no se degrada

Incluso después de más de 20 años en el océano, los plásticos pueden mostrar muy pocos signos de ruptura o degradación
(Imagen: Wikicommons))

Incluso después de más de 20 años en el océano, los plásticos cotidianos pueden mostrar muy pocos signos de ruptura o degradación, según un nuevo estudio que examina los efectos de la inmersión del plástico en aguas profundas.

También te recomendamos: Científicos descubrieron una alta concentración de microplásticos en el mar

Los investigadores observaron dos muestras de plástico recuperadas de 4 mil 150 metros  debajo de la superficie del Océano Pacífico oriental, descubriendo que la mayoría del plástico todavía estaba completamente intacto y también había influido en las comunidades microbianas que crecían en la superficie del plástico.

Si bien no es difícil encontrar plástico en los océanos, puede ser difícil fecharlo con precisión, por lo que los hallazgos sirven como una advertencia importante sobre cuánto tiempo puede permanecer el plástico una vez que ha sido arrojado al mar.

Los desechos en la bolsa de plástico (Imagen: Matthias Haeckel / GEOMAR)

“Los resultados del presente estudio representan, a nuestro entender, el primer conjunto de datos que integra de manera confiable el destino y la función ecológica del plástico durante un intervalo de tiempo de más de dos décadas en condiciones ambientales naturales marinas de aguas profundas”, escriben los investigadores en su artículo en Nature.

Un contenedor de alimentos y una lata de Coca Cola envueltos en una bolsa de plástico fueron los artículos recuperados por los investigadores, encontrados entre muchos otros observados en el fondo del mar.

Gracias a un código y una marca en el contenedor, y al hecho de que la lata formaba parte de una edición limitada, el equipo pudo fechar los artículos entre 1988 y 1996.

Si bien el aluminio de la lata de Coca Cola normalmente se habría degradado, la bolsa de plástico hizo un muy buen trabajo de preservación, tanto que la etiqueta de la lata aún era claramente visible. Después de recuperar estos dos elementos, los científicos pudieron realizar un análisis químico y bacteriano de los objetos.

(Imagen: Matthias Haeckel / GEOMAR)

Aunque el contenedor y la bolsa tenían diferentes formas y estaban hechos de diferentes tipos de plásticos, los científicos descubrieron que su impacto en las bacterias circundantes era el mismo: la diversidad microbiana era mucho menor en el plástico que en los sedimentos del fondo marino circundantes.

Ya sabemos que los químicos peligrosos se filtran del plástico sumergido en agua, y eso puede ser lo que está sucediendo aquí. Sin embargo, los investigadores señalan que dos objetos de plástico constituyen un tamaño de muestra muy pequeño, por lo que se requerirán más estudios.

El equipo de científicos estaba realmente en el área para investigar cómo la extracción de nódulos de manganeso del fondo marino podría afectar el medio ambiente del océano, por lo que el descubrimiento accidental del plástico, y el hecho de que podría estar fechado con tanta precisión, significa que tenemos suerte de tener estos hallazgos, incluso si los resultados en sí mismos son desalentadores.

Si bien el trabajo continúa con nuestro problema de plástico, se cree que más del 60 por ciento de los escombros flotantes en el océano son de plástico, por lo que el siguiente proyecto del de equipo de investigación será analizar con más detalle dónde termina realmente el plástico arrojado al océano.

Con información de Nature