Elefantes “desempleados” en Tailandia regresan a sus hábitats

La ausencia de turistas dejó a sus dueños sin ingresos
(Imagen: Pixabay)

Decenas de elefantes han sido enviados de regreso a sus hábitats naturales en Tailandia, debido a una caída en el número de turistas por la pandemia del nuevo coronavirus que causa covid-19, ya  que los santuarios carecen de fondos para su mantenimiento.

También te recomendamos: La sequía en Zimbabwe está acabando con los elefantes

La pandemia ha significado que más de 100 de los animales caminan hasta 150 kilómetros a sus hábitats, mientras activistas recaudan fondos para ayudar a aquellos que todavía están en parques turísticos. La Fundación Save Elephant también apoya el asentamiento de elefantes dentro de sus comunidades de origen.

Los rebaños han caminado desde todo Chiang Mai hasta su tierra natal de Mae Chaem, que está salpicada de aldeas donde viven miembros de la minoría étnica Karen y tradicionalmente crían elefantes.

“Al principio pensé que la situación volvería a la normalidad en un mes o dos. A finales de abril, perdí toda esperanza,” comentó Sadudee Serichevee, quien posee cuatro elefantes en Chiang Mai.  (Vía: AP)

Siguió el enfoque de la fundación al establecer su propio pequeño parque Karen Elephant Experience con elefantes traídos de Ban Huay Bong, la aldea de su esposa, de Mae Chaem. Pero sus buenas intenciones no fueron rival para el coronavirus.

(Imagen: Pixabay)

Él y su esposa acordaron llevar a sus elefantes de regreso a su pueblo porque ya no podían asumir los gastos mensuales de cerca de 200,000 baht (aproximandamente 148 mil pesos) para el alquiler de tierras e instalaciones, salarios para los cuidadores, conocidos como mahouts, y comida.

Los elefantes comen hasta 300 kilogramos diarios de pasto y vegetales, así que convencieron a otros propietarios de hacer la caminata de casi 150 kilómetros  a pie con ellos.

El transporte de los animales en camiones es prohibitivamente costoso para los propietarios de pequeños parques, y los elefantes pueden mantener una velocidad de caminata de 7 kilómetros por hora.

Su caravana de 11 elefantes, sus dueños y sus mahouts, partieron el 30 de abril, viajando por colinas, en caminos pavimentados y de tierra y fueron recibidos por una fiesta de bienvenida a su llegada a Ban Huay Bong el lunes 4 de mayo.

“Estos elefantes no han tenido la oportunidad de regresar a casa en 20 años. Sadudee dijo. “Parecen estar muy felices al llegar a casa, hacen sus ruidos felices, corren al arroyo cerca del pueblo y se divierten junto con nuestros hijos”. (Vía: AP)

Con información de AP