Científicos crean el color blanco perfecto; podría enfriar al planeta

Es un blanco tan limpio, que puede rebotar la luz ultravioleta que refleja al espacio
(Imagen: Pixabay)

Un equipo de científicos e investigadores estadounidenses han creado un tonalidad de pintura de un color tan blanco, que podría enfriar la Tierra. Es  decir, podría ayudar a combatir el cambio climático.

Según una investigación dirigida por el profesor de la Universidad de Purdue, Xiulin Ruan, y publicada en la revista Cell Reports Physical Science, el nuevo color “blanco más blanco” es capaz de reflejar aproximadamente el 95.5 por ciento de la luz ultravioleta que lo golpea.

Este avance representa una mejora notable con respecto a las pinturas blancas más reflejantes, que recuperaron entre el 80 por ciento y el 90 por ciento de esa luz.

Pintura barata

La mayoría de las pinturas blancas usan óxido de titanio como relleno de pintura. Pero la investigación de Ruan llevó a su equipo a usar carbonato de calcio finamente molido como un medio para absorber la luz ultravioleta. Es un compuesto natural omnipresente presente en todo, desde piedra caliza y conchas marinas hasta huevos y tiza.

Entre su dependencia de un material tan abundante y su compatibilidad con los procesos de fabricación existentes, este color blanco se puede producir con menos dinero que las alternativas menos la actualidad, según explica Ruan.

(Imagen: Universidad de Purdue)

El resultado final es una pintura que marca una diferencia notable cuando se trata de enfriar. Una prueba de enfriamiento de dos días en West Lafayette, Indiana, mostró que la pintura era -7°C más fría que su entorno ambiental por la noche y -16°C más fría cuando el Sol estaba en su punto más alto. Esto le da una clara ventaja de enfriamiento sobre las demás pinturas bajo la luz solar directa.

“El enfriamiento radiactivo pasivo no sólo ahorra, sino que también combate el calentamiento global, ya que el calor se pierde directamente en el espacio profundo,” dice el estudio.

Eso podría traducirse en una mayor eficiencia energética tanto para los propietarios de viviendas como para las ciudades. En una escala más amplia, reducir el uso de energía de los edificios para enfriarse podría disminuir los efectos de invernadero que contribuyen al cambio climático.

Con información de Cell Reports Physical Science
Publicidad