Los animales del océano nos han estado protegiendo de millones de virus todo este tiempo

Las criaturas marinas devoran a los virus
(Imagen: Pixabay)

Un nuevo estudio ha revelado que los animales que habitan los océanos nos han estado protegiendo todo este tiempo ya que al devorarlos, evitan que afecten a los humanos.

También te recomendamos: Al 78% de los mexicanos les interesa poco o nada el medio ambiente

La increíble inmensidad de la virosfera es difícil de exagerar. Si bien se han estudiado en detalle varios miles de tipos de virus, los científicos dicen que ni siquiera hemos arañado la superficie. Podría haber billones de especies.

En los océanos, pueden acechar decenas de millones de diferentes tipos, y no es exactamente difícil encontrarlos: se pueden identificar cientos de miles de nuevas especies si se busca: se pueden encontrar hasta 10 millones de virus presente en un mililitro de agua.

En un nuevo estudio dirigido por la ecologista marina Jennifer Welsh del Real Instituto Neerlandés para la Investigación del Mar (NIOZ), se revela que los fauna  del mar está devorando a los virus, lo cual termina por proteger a los seres humanos.

(Imagen: Pixabay)

En resumen: no todos los virus infectan a todos los seres vivos, y algunos animales realmente se aprovechan de los virus, en cierto sentido, al eliminarlos del medio ambiente. A pesar de este servicio tan valioso y poco apreciado, gran parte de lo que subyace al fenómeno sigue siendo un misterio.

“Los virus son las entidades biológicas más abundantes en los ambientes marinos, sin embargo, a pesar de sus posibles implicaciones ecológicas, se sabe poco sobre la eliminación de virus por parte de organismos ambientales no hospedadores”, explican Welsh y su equipo en un nuevo artículo. (Vía: Science Daily)

En una serie de experimentos en el laboratorio, los investigadores examinaron cómo un rango de estos organismos marinos no hospedantes se las arregló para eliminar partículas virales de su entorno acuático, ya sea a través de la depredación activa o mediante mecanismos pasivos, como alimentadores de filtro y organismos que crean barreras físicas entre parásitos virales y sus huéspedes.

De las diez especies animales evaluadas, los cangrejos, moluscos , ostras y esponjas resultaron ser los más efectivos para reducir la abundancia viral.

“En nuestros experimentos, las esponjas redujeron la presencia de virus hasta en un 94 por ciento en tres horas”, explica Welsh, aunque después de 24 horas completas, esa cifra alcanzó incluso el 98 por ciento de eliminación de virus. “Otro experimento demostró que la absorción de virus ocurre de manera muy rápida y efectiva. Incluso si ofreciéramos nuevos virus al agua cada 20 minutos, las esponjas siguen siendo tremendamente efectivas para eliminar virus”. (Vía: Science Daily)

En comparación con las esponjas probadas, los cangrejos fueron los segundos más efectivos, redujeron la abundancia viral en un 90 por ciento en 24 horas, mientras que los moluscos lograron el 43 por ciento y las ostras el 12 por ciento.

Por supuesto, estos impresionantes resultados de los experimentos de laboratorio podrían no ser igualmente exitosos en la naturaleza, dada la variedad de cambios de comportamiento que pueden ocurrir en ambientes acuáticos bio-diversos, sin mencionar una gran cantidad de otras variables ambientales en juego bajo el mar.

“La situación allí es mucho más compleja, ya que muchas otras especies animales están presentes e influyen entre sí”, dice Welsh. “Por ejemplo, si una ostra se está filtrando y aparece un cangrejo, cierra su válvula y detiene la filtración. Además, hay factores como las corrientes de marea, la temperatura y la luz ultravioleta a tener en cuenta”. (Vía: Science Daily)

No obstante, los investigadores piensan que esta capacidad natural de los animales no hospedantes para reducir la abundancia de partículas de virus en ambientes marinos es algo que podríamos explotar algún día, especialmente en la acuicultura, donde los organismos como las esponjas podrían usarse como un tipo de escudo para ayudar a proteger las poblaciones agrícolas de los patógenos virales.

Queda por ver si eso será finalmente posible o no, pero está claro, según el equipo, que este proceso continuo de eliminación de virus en los océanos es algo que hasta ahora se ha subestimado.

“La influencia de los organismos no hospedantes en el medio ambiente es realmente un factor que se ha pasado por alto en la ecología del virus”, dice Welsh. (Vía: Science Daily)

Con información de Science Daily