¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Esta ciudad convirtió paradas de autobús en hostales de abejas

Holanda pretende con este proyecto, que las abejas se reproduzcan y que la ciudadanía entienda su importancia
Las abejas tienen una gran importancia en el ecosistema por su función polinizadora. Imagen: Especial

Brent, una ciudad de Holanda, convirtió 320 paradas de autobús en ‘paradas de abejas’ para ayudar a que se reproduzcan, debido a la disminución de sus ejemplares y por su importancia en la polinización.

Las abejas tienen una gran importancia en el ecosistema debido a su función polinizadora. Ello significa que ayudan a transportar el polen de las flores a otras para que el proceso de germinación y fecundación de los óvulos de la flor se lleve a cabo.

La polinización, que es ‘trabajo’ que hacen las abejas permite que se produzcan semillas y frutos. Estos bellos pero pocos valorados insectos son los polinizadores más importantes del ecosistema, es por ellos que tenemos frutos, flores y comida.

Abejas duermen en las flores después de hacer su función polinizadora. Imagen: Especial

Estas pequeñas son realmente importantes, por ello su disminución afecta de manera directa el ecosistema mundial. Los principales enemigos de las abejas son los pesticidas, químicos usados en las flores y la industria de agricultura, que poco vela por su conservación.

Peras, vainilla, manzana, café y varias flores llegan a nosotros gracias al arduo trabajo polinizador de las abejas. Las 320 paradas destinadas a ellas en Brent, cuentan con pasto, flores y luces LED de bajo consumo para que lleguen a descansar, realizar la polinización o recargar fuerzas para ir a otros campos.

Varios trabajadores se encargan de las ‘paradas de abejas’; los mismos ciudadanos pueden crear su propia parada con ayuda del gobierno, que les proporciona los recursos necesarios para que contribuyan a su conservación y reproducción.

Londres es otra de las ciudades que se han unido a esta idea; ahora planean construir un corredor de flores de 11 kilómetros para ayudar a las abejitas.

Holanda convirtió paradas de abutobuses en paradas de abejas para ayudar a su reproducción. Imagen: Especial

Reino Unido y su proyecto de conservación ‘paradas de abejas’ destacan que el grave descenso del número de abejas e insectos polinizadores comenzó desde 1980 pero se ha intensificado en los últimos años, lo que derivaría en un terrible escenario no sólo para la abeja, sino para la humanidad en general.

¿Sería una opción tener este tipo de proyectos de conservación en México? Antes ya se habían propuesto los techos verdes pero poco avanzó esa idea por falta de interés, presupuesto y quizá, falta de cultura para sostener vivos estos pequeños ecosistemas en nuestros hogares.

Conservar a un insecto tan importante como la abeja no es tarea de una persona, es tarea de todos y aunque algunos mexicanos ya han puesto el ejemplo con proyectos para ello, deberíamos tomarnos más en serio su importancia.

Con información de: Intripier y El Universal.