¿La medida de la UNAM contra inseguridad? Salir temprano

La Facultad de Ciencias Políticas y Sociales adoptó una medida preventiva para que sus alumnos no sufran la inseguridad: salir temprano. Ante la situación generalizada y la incapacidad de la UNAM para brindar un espacio seguro, esta medida se podrá aplicar en toda la universidad.

El Consejo General de la UNAM, anunció que todos los consejos técnicos de todas las facultades y unidades que integran la institución educativa, podrán decidir si adoptar esta medida o modificarla a su gusto, con la aprobación de sus respectivos consejos técnicos.

De esta manera, los turnos vespertinos de carreras y facultades podrán ser recortados, buscando preservar la integridad de sus alumnos, porque afuera sí está bien fea la inseguridad… y adentro también.

La FCPyS adelantó su horario regular una hora, haciendo que el turno vespertino tenga inicio a las 15:00 horas y termine a las 21:00 y no a las 22:00 como está adjudicado en casi todas las escuelas y colegios de la UNAM.

El requisito para que esto se lleve a cabo, es que no se afecten los programas de estudio planteados por la universidad y no se recorten clases. Así, se cumple una norma que ha operado con normalidad desde hace mucho tiempo, pues son pocos los profesores que realmente terminan sus cátedras a las diez de la noche.

Las condiciones de inseguridad en las que se ha visto envuelta la UNAM no afectan solo Ciudad Universitaria, donde ha sido constatado que existen grupos de narcomenudeo, que han afectado la vida escolar.

Las Facultades de Estudios Superiores (FES), están ubicados en la periferia de la CDMX. Los planteles de Aragón, Zaragoza, Iztacala, Acatlán, Cuautitlán enfrentan rutas de traslado que pasan por focos rojos de la CDMX, como las colonias Impulsora o Ejército de Oriente.

Ciertamente, reducir los horarios de clase puede solventar una situación que no es responsabilidad de la UNAM, sin embargo, tampoco ha podido asegurar y brindar un espacio seguro para los estudiantes, que bien son agredidos dentro y fuera de las instalaciones.

Tanto en la FCPyS, como en los demás planteles donde se modifiquen los horarios, habrá excepciones para alumnos que no puedan cumplir con este horario, porque, nuevamente, esta medida no está aplicada por un consenso estudiantil ni tampoco por condiciones que puedan ser resueltas por la universidad en sí misma.

La problemática de seguridad de la UNAM corresponde a los riesgos que enfrenta la CDMX a diario. Sin embargo, la vida estudiantil vespertina atraviesa por horarios en que la inseguridad incrementa, así mismo los traslados son complejos porque la comunidad universitaria no siempre vive cerca de cada una de las unidades a donde acuden.

Con información de El Universal