Lozoya utilizó como su avión particular una aeronave destinada a vigilar ductos de Pemex

Durante la administración de Emilio Lozoya en la dirección de Pemex, la paraestatal adquirió una flotilla de aeronaves que tenían la finalidad de vigilar su sistema de ductos y prevenir las posibles ordeñas ilegales de hidrocarburos. 

Para este proyecto, el gobierno federal asignó un presupuesto de un poco más de mil millones de pesos, además de que crearon un área especializada para tratar este problema: la Subdirección de Salvaguardia Estratégica, a cargo del General Eduardo León Trauwitz. Dicha área, entre otras cosas estaba encargada de administrar el uso de dichas aeronaves en relación a los fines establecidos en la compra.

Entre las aeronaves compradas por la paraestatal, había un modelo Cessna Citation Sovereign 2009, la cual se volvió el avión particular del director de Pemex. Este uso discrecional fue comprobado por el sitio Sin Embargo, quienes se dieron a la tarea de consultar las bitácoras de vuelo registradas en la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Las bitácoras de vuelo mostraron que Lozoya utilizó esa aeronave para viajar a distintas playas mexicanas como: Cancún, Acapulco, Zihuatanejo y Huatulco, así como a distintas ciudades de los Estados Unidos como: Los Angeles, Houston, San Antonio, Nueva York, Nueva Jersey y algunas ciudades de Maine.

En el reporte de la ASF que se encuentra en la Relación de Bienes Muebles que Componen el Patrimonio Cuenta de la Hacienda Pública Federal 31 de diciembre de 2015, se puede observar que cuando Lozoya sale de Pemex en 2016, no registró esa aeronave como parte del capital fijo de la empresa. Asimismo, no incluyó tres helicópteros Bell 407.

Respecto al uso que se le dio la aeronave, la ASF señaló que el Consejo de Administración de Pemex reservó los datos sobre las personas que viajaban con Lozoya, así como la justificación específica para viajar a esos destinos. Según la Sedena, Pemex solicitaba vía telefónica los permisos para los vuelos y en las bitácoras solo se registraba el destino y como justificación: “traslado del Director General y pasajeros”, de los segundos nunca se llevó un registro.

Además de esto, Lozoya utilizaba un helicóptero Eurocopter EC-145 201, como su medio de transporte cotidiano para operar Ciudad de México y sus alrededores. Ese helicóptero también estaba destinado originalmente para labores de vigilancia de los sistemas de ductos de la paraestatal y no para el uso particular y discrecional del Director General.

Las bitácoras de vuelo presentadas ante la ASF, muestran que Lozoya viajaba en promedio dos veces al día en helicóptero, principalmente de  la Torre Arcos, ubicada en Bosques de las Lomas, a la Torre GAN ubicada en Polanco. Asimismo, Lozoya nunca presentó los nombres de las personas que lo acompañaban en sus traslados en helicóptero, al igual que con el avión, el Consejo de Administración de Pemex reservó la información.

 

 

 

 

Publicidad