A pesar de todo, el Metrobús de Reforma empieza pruebas con pasajeros

Al fin, después de meses de controversia y espera, la línea 7 del Metrobús está en operación. Este miércoles iniciaron las pruebas con pasajeros a lo largo del Paseo de la Reforma, desde la glorieta de la Diana hasta la de Violeta, con 22 autobuses de dos pisos. El servicio será gratuito hasta el próximo domingo y, a partir del lunes, costará seis pesos.

Los pasajeros que ya han tenido oportunidad de viajar en alguno de los dos pisos de los nuevos autobuses opinan que la vista panorámica se agradece y que “da muy buena impresión a nivel internacional”. Sin embargo, la preocupación general es la de la subida y bajada de usuarios: “Deben tener cuidado porque en un momento dado toda la gente va a estar abajo, a reventar, y los de arriba no van a poder bajar”, dijo Don Armando a El Universal.

En conferencia, Miguel Ángel Mancera destacó que la línea 7 del Metrobús, que costó más de mil 300 millones en infraestructura y mil 100 millones en autobuses, convierte al sistema en el más extenso del mundo: recorrerá 140 kilómetros en todas sus líneas. Además transportará a 130 mil usuarios y ayudará a reducir el 87 por ciento de las emisiones de óxido de nitrógeno y 70 por ciento menos partículas PM2.5.

Guillermo Calderón Aguilera, director del Metrobús, afirmó que la nueva línea tendrá conectividad con ocho líneas del Metro y cuatro del Metrobús. Los autobuses son accesibles para personas con discapacidad y siete de cada 10 pasajeros pueden ir sentados, tienen cámaras de videovigilancia, botón de emergencia y sistema de geolocalización en tiempo real.

Hasta el miércoles 28 de febrero, la obra no había sido terminada por un tubo de Pemex encontrado a la altura del Campo Marte. Calderón Aguilera declaró que aún están pendientes “detalles” en algunas estaciones.

En cuanto al corredor Campo Marte-Santa Fe, Calderón Aguilera explicó que no estará a cargo de ese sistema de transporte. Será la Secretaría de Movilidad la encargada de implementar un servicio que salga del Auditorio Nacional (y sí, los usuarios tendrán que pagar doble pasaje), además de que ya no habrá servicio directo de Indios Verdes a Santa Fe. (Vía: La Jornada)