¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Las modas de la muerte: los trajes que devoran tu carne

Nuestro concepto de la muerte ha ido cambiando. Para Jae Rhim, una artista estadounidense, la manera en que la cultura occidental entierra a sus muertos le parece una manera de negar la muerte y un asunto crítico para el medio ambiente.

¿Una muerte ecológica? Desde que tenemos registro de nuestra existencia como seres humanos, los ritos funerarios han sido una constante que nos han ayudado a entender el concepto de la muerte de las diferentes culturas que han poblado la tierra. Así tenemos varios ejemplos de tumbas dependiendo de la concepción que se tenía del inflamando, desde las tumbas prehispánicas con todos los elementos que necesitaba el difunto para llegar al Mictlan hasta las pirámides egipcias y los ritos para preservar los cuerpos.

Pero nuestro concepto de la muerte ha ido cambiando. De hecho, para Jae Rhim, una artista estadounidense, la manera en que la cultura occidental entierra a sus muertos le parece una manera de negar la muerte y un asunto crítico para el medio ambiente.

Es por eso que, según la BBC, la artista ha invertido los últimos años de su vida en el desarrollo de una sofisticada indumentaria basada en una mezcla de hongos “come-carne” que le ayuden a descomponer rápidamente los cadáveres de las personas, los limpia de toxinas y proporciona nutrientes a la tierra.

Se llama el “Traje del entierro infinito” y  consiste en una pieza que cubre todo el cuerpo, confeccionado en una tela similar al algodón, a base de hongos y otros materiales naturales con el que pretende que las personas remplacen los ataúdes tradicionales.

En entrevista con la BBC, la artista aseguró que su misión era “retar a nuestra cultura a aceptar la muerte” pues es algo importante para la sostenibilidad ambiental.

“Nosotros necesitamos regresar a la tierra porque somos energía y recursos acumulados en nuestros cuerpos”

Jae alguna vez fue expulsada de una convención de la industria funeraria por sus ideas poco ortodoxas sobre el entierro. Pero no es la única que ha comenzado a emprender en la industria funeraria ecológica, de hecho hay trescientos más emprendedores como ella en los Estados Unidos.

Una encuesta realizada en 2015 por el Consejo de Información Funerario de Estado Unidos, indica que el 64 % de adultos mayores de 40 año optaría por un entierro ecológico (que puede ir desde el traje de hongos hasta utilizar un ataúd de cartón).

Los entierros tradicionales utilizan químicos que se le ponen a los cuerpos para simular que “están dormidos”. Según Jae, esto sólo termina siendo contaminantes en la tierra.

Actualmente en 42 de los 50 estados de Estados Unidos ya tienen opciones de entierros ecológicos.

¿Ustedes que opinan? ¿Es hora de terminar con nuestras anticuadas ideas de la muerte y ayudar al planeta de paso?