La Iglesia católica critica la educación sexual en los libros de texto gratuitos

Aprovechando que se discute la reforma educativa, la Iglesia católica quiere impulsar “la participación activa de los padres de familia” en la educación de sus hijos. A través de un comunicado, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) dio a conocer sus posturas.

Este órgano de la jerarquía católica afirmó que es necesario un diálogo para crear “consensos esenciales y programáticos sobre el Sistema Educativo Nacional” en el que deberían tomarse en cuenta todos los sectores. En el comunicado señaló:

“…es importante que elgobierno federal dialogue con todos los sectores, pero sobre todo que haga partícipe a los académicos más destacados de este país en la elaboración de este Modelo Educativo…” (Vía Proceso)

Por ello, la Iglesia quiere los padres de familia participen a través de los consejos escolares. Sostiene que la familia, al igual que la escuela, el Estado y la sociedad civil, es una de las instituciones que se encuentra al “servicio” de la educación. Este rodeo es para atacar los contenidos de los libros de texto gratuitos; sobre todo, en materia de educación sexual.

“… se reducen a presentar una información sexual orientada a aspectos meramente anatómicos y fisiológicos (desvinculados de la) vida interior de la persona… (Se reducen a) una concepción biologicista del ser humano. Es decir, reduce a la persona a su marco meramente biológico” (Vía Proceso)

La Conferencia del Episcopado Mexicano asegura que la visión “biologicista” del ser humano que impone la SEP, no toma en cuenta la voluntad, el amor y las pasiones.

“Los marcos teóricos de los libros de texto, más que manifestar la grandeza humana de la relación sexual, se reducen a señalar los riesgos de las enfermedades de transmisión sexual, así como el embarazo adolescente… No señalan aspectos básicos sobre la voluntad, el dominio de las pasiones, la responsabilidad para amar, así como la básica característica del amor humano que implica vencer el egoísmo para participar en el don de la vida, compartirla, cuidarla y custodiarla.” (Vía Sipse)

El episcopado sostiene que es necesario reconocer el rol central de la familia y su responsabilidad en la educación sexual. Por ello, ofrece:

“(su) colaboración para sumar hacia una antropología integral y trascendente, propia de un humanismo que la misma propuesta de modelo educativo menciona…” (Vía Proceso)

Publicidad