Joven mexicano produce y comercializa su propio biodiesel

Biodiesel

Prácticamente más de la mitad del siglo XX y lo que llevamos de este el estado mexicano detentó el monopolio de la extracción, transformación y distribución del petróleo y sus derivados, esto implicó además que este fijara los precios de venta a los consumidores. Es decir, este modelo económico obligaba a los consumidores a comprar los combustibles ofertados al precio establecido por dicho monopolio; dentro de este modelo no importa la calidad del producto o los niveles de contaminantes que tenga, al final no hay opciones, se consume solo lo que oferta el productor que controla el mercado.

La ventaja de romper con los monopolios y los precios controlados por el gobierno no solo es que se diversifican las ofertas de un mismo producto, en donde el mercado ofrece productos de distintas calidades y precios, sino también que se generan alternativas que compiten dentro de esos sectores ya que se abren distintos nichos de oportunidad. Este es el caso de los combustibles alternativos o los biocombustibles, los cuales no tenían cabida o tenían un lento desarrollo en un modelo de control estatal como el que predominaba antes de la liberalización.

Es decir, pensando en el mercado específico de los combustibles que en unos pocos días se encontrará paulatinamente liberalizado es posible que compitan en el mercado productos que son resultados de innovaciones tecnológicas, que al mismo tiempo pueden ser alternativas energéticas al mercado de los hidrocarburos, que como sabemos son altamente contaminantes. Este es el caso de Moisés Flores,  quien es ingeniero mecatrónico se convirtió en el primer productor y comercializador de biodiesel en el estado de Puebla, ofreciendo a los consumidores un combustible más barato que el que ofrece Pemex, ya que el litro de su biodiesel tiene un precio de 15,24 pesos frente a los 17 pesos en lo que lo vende la paraestatal.

Inicialmente, este joven y su padre se dedicaban al reciclaje de desechos como papel, lámina y cartón, pero empezaron a adquirir también el aceite vegetal que les daban algunas empresas. Después de documentarse sobre los usos que se le podía dar al aceite vegetal que desechaban distintas empresas, decidieron iniciar la producción de biocombustibles para después empezar a comercializarlo; la maquinaria para producir este biocombustible es producto del ingenio de Moisés, quien diseñó y fabricó el equipo para poder iniciar con la producción.

Las primeras producciones fueron pequeñas, pero al aumentar la demanda por el aumento del precio de los combustibles fósiles, él y su padre tuvieron que construir un nuevo reactor de mayor capacidad, 4 mil 500 litros específicamente, lo que les permite tener una producción de mil 500 litros al día. Estas innovaciones les han permitido entrar a la competencia, por lo menos actualmente con Pemex quien vende 2 pesos más caro su combustible, mientras que el de ellos cuesta al rededor de 15 pesos con I.V.A incluido.

Estos empresarios se han dado cuenta que los precios altos de las gasolinas son una oportunidad de mercado no solo para ellos, sino para los biocombustibles, ya que se han dado cuenta que las personas ya voltean a ver más estas alternativas energéticas que son más económicas y amigables con el medio ambiente. Asimismo Moisés señala que aunque ha sido complicado, también ha logrado incursionar en el mercado de los industriales, primero dando algunas muestras de combustible para su uso y después con un servicio de entrega y de mantenimiento de equipo para ese sector, esto ha desembocado también en un aumento de uso de biocombustible en la industria.

Sin duda, en un mercado abierto a la competencia el biocombustible paulatinamente se volverá un mercado competitivo frente a las industrias de combustibles fósiles, favoreciendo a la transición energética de nuestro país. Entre las principales ventajas encontramos que este no emite dióxido de carbono en su fabricación, es biodegradable, tiene mejor rendimiento en los motores, es más económico, no es flamable, se puede usar al 100% o en cualquier proporción con diesel, entre muchos otros. (Vía: Sin Embargo)

 

 

Publicidad