En Valencia dos guardias fueron denunciados por discriminación lingüística

Este suceso ha sido catalogado como un acto de discriminación
En Valencia dos guardias fueron denunciados por discriminación lingüística (Imagen: Twitter)

Dos agentes de la Guardia Civil de Travernes de la Valldigna (Valencia) han sido denunciados por abuso y discriminación en contra de dos jóvenes por expresarse en valenciano.

También te recomendamos: Biblioteca Nacional de España reúne memes por su valor para el futuro 

La denuncia fue presentada por la Plataforma per la Llengua ante la Subdelegación del Gobierno en Valencia  y en la oficina de Derechos Lingüísticos de la Generalitat Valenciana.

Los sucesos se presentaron el 29 de diciembre del 2019 . Dos chicos iban abordo de un vehículo junto con otras personas y se dirigían hacia un festival de música. De un momento a otro fueron detenidos por una patrulla de la Guardia civil por al menos 40 minutos en la salida de una gasolinera.

Los elementos de seguridad les practicaron exámenes de alcoholemia y consumo de drogas. Medios puntualizan que el conductor del vehículo le dio las buenas tardes a los agentes en valenciano. Uno de los policías le respondió:

A mí me habla en español, que estamos en España“. (Vía: La Vanguardia)

Tras la declaración del oficial el joven le dijo al oficial que ellos podía hablar en valenciano, pues estaban en Valencia. Sin embargo, el agente policial le contestó con una amenaza:

Si continúa hablándome en valenciano, no nos vamos a entender y me lo llevaré al cuartel. Me va a hablar en español”. (Vía: El País)

Después el joven se desplazó hacia la patrulla para realizar las pruebas de alcohol y drogas correspondientes. Medios aseguran que los oficiales mantuvieron aislado al joven. Sin embargo, este episodio que ha sido descrito como discriminación lingüística no culminó allí.

El oficial a cargos se dirigió hacia el auto de los jóvenes una vez más. Dentro del coche se encontraba Anna una de los jóvenes implicados en el caso. Ella estaba hablando en valenciano con otra de las pasajeras, cuando el agente se percató de ello y le preguntó por qué hablaba en valenciano si se encontraba en España.

La chica le dijo al oficial que los estaban reteniendo de manera ilegal por no hablar español. La chica fue hacia otro coche para informa la situación y pedirles a los pasajeros que  también hablaran en valenciano. El oficial le dijo que si incitaba a más personas a hablar en valenciano, estaría obstruyendo la ley, por tanto, serían llevados hacia un cuartel.

Como siga así, se meterá en líos, le aseguró el agente, antes de decirle a Raúl que si su compañera continuaba con esa actitud la detendría por la Ley de Seguridad Ciudadana (La llamada ley mordaza), según la denuncia de los hechos”. (Vía: El País)

Según la plataforma de la lengua los oficiales y funcionarios públicos tienen la obligación de atender a los ciudadanos en la lengua que necesiten. Asimismo subrayó que no tienen derecho a intimidarlos o subrayarlos.

Con información de: La Vanguardia