Una mujer quema viva a su hija en Pakistán

Este "crimen de honor" es el tercero en Pakistán en el último mes y no hay legislación que proteja a las víctimas

Una madre quemó viva a su hija de 17 años luego de que ésta se casara en secreto y huyera de su casa. Esto forma parte de una ola de actos violentos conocidos como “crímenes de honor”, en donde una persona (en la mayoría de los casos una mujer), es asesinada por miembros de su propia familia como castigo por causar desprestigio y deshonra.

Zeenat Bibi, la víctima, fue atada a un catre y luego rociada con queroseno por su propia madre, Perveen Rafiq, en la ciudad pakistaní de Lahore. El cuerpo calcinado de la niña, hallado por la policía, mostraba signos de maltrato físico y estrangulación.

Parveen Rafiq, la madre homicida, ya ha sido arrestada y afirmó no sentir ningún tipo de remordimiento por lo que había hecho. Las autoridades ahora buscan al hermano de Zeenat, quien presuntamente fue cómplice del crimen.

Hassan Khan, esposo de la víctima

Hassan Khan, el marido de la joven, le dijo a la Associated Press que él y Zeenat llevaban mucho tiempo enamorados pero que no contaban con la bendición de la familia de ella para casarse. Según el portavoz de la policía pakistaní, Matloob Hussain, la madre de Zeenat le había pedido que regresara a casa a contraer matrimonio propiamente, ya que al haber huido con su nuevo marido, ponía a la familia en una situación de deshonra.

Este crimen de honor es el tercero en Pakistán en el último mes. Hace una semana María Sadaqat, una profesora de 19 años fue torturada y quemada tras rechazar la propuesta de matrimonio del hijo del director de la escuela donde trabajaba. Semanas antes, una joven fue quemada viva por un grupo de ancianos en la localidad de Abbottabad, tras ayudar a su mejor amiga a huir de casa.

En su mayoría, los crímenes de honor son perpetrados por hombres que buscan castigar a aquellas mujeres que hayan ofendido o contravenido la moral familiar.

Según informes de la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán (HRCP) en 2015 murieron 1100 mujeres por “crímenes de honor”. Estas sólo son las víctimas de las que se tiene registro, pero se cree que este número es mucho mayor, ya que son las familias mismas quienes ayudan a encubrirlos.

De acuerdo con Humans Rights Watch, las razones más comunes para que se cometan este tipo de asesinatos son: que la víctima se haya negado a un matrimonio arreglado, que haya sufrido un asalto sexual o una violación y que se sospeche de que mantuvo relaciones sexuales fuera del matrimonio.

Ante esta situación, el ministro paquistaní, Nawaz Sharif, se comprometió a tomar medidas legislativas que castiguen este tipo de crímenes. Sin embargo, no se ha hecho nada para ponerle un alto a este delito y así poder proteger a las víctimas.