Trump estalla contra Nordstrom y suben sus acciones en los mercados

Nordstrom

El día de ayer, el presidente Donald Trump demostró la facilidad con la que puede caer en conflictos de interés, debido a que en su conducta no hay una escisión clara entre los roles que juega: el de presidente de los Estados Unidos y el de empresario. El presidente no se ha dado cuenta o, más bien, no ha entendido que su investidura de jefe de estado lo acompaña a todas partes, es decir, ese rol ya se encuentra por encima de todos los que pudo personificar, esto significa que el rol de presidente de los Estados Unidos anula a todos los otros roles que pudo personificar en el pasado, por lo que todo lo que diga o declare en el ámbito de lo público y en menor medida en lo privado no podrá ser desvinculado del papel que representa.

La escena que personificó en redes sociales (Twitter para no variar) el día de ayer a raíz de que la la cadena de tiendas departamentales Nordstrom anunció que sacaría de sus mostradores la linea de ropa de Ivanka Trump, hija del presidente, es muestra del poco entendimiento que tiene del papel que juega como jefe de estado, ya que sin importar el conflicto de interés que podría derivar de sus declaraciones, atacó a la empresa señalando que habían sido muy injustos con su hija. Este hecho es la punta del iceberg en términos de los conflictos de interés en los que podría caer su administración, ya que recordemos que tiene una gran variedad de negocios a nivel global, los cuales podría beneficiar desde su posición política.

Lo mostrado ayer por Trump fue una actitud nepotista, ya que desde su investidura, que decíamos que es irrenunciable a menos que se retire del cargo, atacó a una compañía por el hecho de ir en contra de los intereses particulares de su familia. Con esto vemos que en realidad  el hecho de que haya transferido el control de sus empresas a sus hijos para evitar conflictos de interés, en lugar de haberlas cedido a un fideicomiso ciego tal y como habían hecho muchos de sus antecesores, es una mera simulación, ya que demostró que sigue inmiscuido en las actividades económicas que tiene su familia, prueba de ello es que ante la mínima afectación de sus intereses no dudó en utilizar su poder para generar distintos tipos de presión.

Lo preocupante es que ni siquiera la afectada directa, Ivanka Trump, manifestó algo públicamente ante la decisión de Nordstrom, por lo que podemos pensar que fue otro de los típicos arranques emocionales de Donald Trump ante algo en lo que no se ve beneficiado, dicho de manera coloquial, fue uno más de los berrinches y las pataletas del presidente. Por su parte la compañía de tiendas departamentales señaló que la decisión tomada no tiene nada que ver con cuestiones políticas, sino que fue totalmente empresarial, argumentando que la línea de ropa de Ivanka Trump registraba ventas bajas.

Al momento en que Trump lanzó su dichoso tweet,  los mercados bursátiles reaccionaron negativamente contra Nordstrom, ya que las acciones bajaron un 0,7%. Pero, poco tiempo después las acciones se estabilizaron e incluso subieron 4% más en su valor en los mercados, marcando un crecimiento superior al esperado en un contexto de normalidad. Independientemente de que la compañía señaló que la decisión fue meramente empresarial, en el fondo se cree que también hay algunos tintes políticos debido a que Nordstrom se pronunció públicamente contra el veto migratorio de Trump, señalando que la compañía fue fundada por migrantes y que actualmente opera con miles de trabajadores migrantes.

Al parecer, muchos de los negocios de los Trump se podrían ver afectados por las posturas abiertamente racistas, xenófobas y discriminatorias del presidente. Esto debido a que ninguna empresa con un mínimo de visión de negocios le gustaría que a su  marca o compañía se le relacionara con ese tipo de posturas, de ahí que veamos a tantas empresas desmarcándose de Donald Trump y las posiciones de su administración. (Vía: El País)

 

Publicidad