Tres policías fueron asesinados en EEUU… otra vez

Tan solo en lo que va de julio ha habido 28 ataques con armas de fuego según la organización Gun Violence Archive

La localidad de Baton Rouge, en el estado de Lousiana, volvió a ser el escenario de una tragedia; el mismo pueblo que lloró la muerte del joven afroamericano, Anton Sterling, hoy llora la pérdida de tres agentes de la policía. Los uniformados fueron asesinados por un ex militar afroamericano.

Gavin Long

La tensión que se vive por el ataque a ciudadanos afroamericanos por parte de la policía y la vulnerabilidad de los mismos cuerpos policiales que acabó con la masacre de cinco agentes en Dallas el pasado 7 de julio, sigue viviéndose intensamente en Estados Unidos.

El incidente de este domingo se perpetró por la mañana, cuando un francotirador identificado como Gavin Long—un veterano afroamericano  de 29 años que residía de la ciudad de Kansas— abrió fuego contra un grupo de policías; cobró la vida de tres y dejó a otros tres heridos.

Long fue abatido por la policía. Todavía se desconocen sus motivos para atacar a los policías, aunque se cree que esto es un crimen de odio, igual que el perpetrado por Micah Johnson, el homicida de cinco policías en Dallas, quien reconoció que tenía el objetivo de matar agentes blancos.

Los policías que murieron este domingo son Montrell Jackson, Matthew Gerald y Brad Garafola.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, salió de nuevo (recordemos que ha dado ya varias declaraciones sobre la violencia desatada en Estados Unidos en los últimos días) a condenar los hechos y a manifestar que “un ataque contra un policía es un ataque contra todos nosotros” (Vía BBC).

A unos meses de dejar la Casa Blanca, no sabemos cómo terminará su administración un Obama visiblemente cansado y acostumbrado a repartir condolencias.

Tan solo en lo que va de julio ha habido 28 ataques con armas de fuego según la organización Gun Violence Archive.