Trump toma posesión como presidente

En una ceremonia totalmente protocolaria en el Capitolio se llevará a cabo la toma de posesión de Donald Trump, en ella vemos prácticamente a la élite política de los Estados Unidos, desde congresistas, hasta ex presidentes como George W. Bush y Bill Clinton, , incluso a su contrincante de los pasados comicios Hillary Clinton se encuentra presente en la ceremonia de toma de posesión. En unos minutos,  el presidente Obama entregará el poder al todavía presidente electo Trump y al vicepresidente Pence.

En su cuenta de Twitter, Donald Trump señaló que todo empieza el día de hoy y que su “movimiento” continúa:

Hillary Clinton señaló que el día de hoy asistía “para honrar la democracia y sus valores perdurables”.

 

 

Como es tradición, la ceremonia fue abierta con discursos relativos a la historia de la democracia norteamericana, evocando a los padres fundadores de ese país como George Washington y Thomas Jefferson. Posteriormente, pasaron distintos invitados, incluido un sacerdote a dar discursos en donde se entremezclan elementos políticos, religiosos y nacionalistas.

Toma de Protesta del Vicepresidente Michael Pence

El primero en tomar protesta es el vicepresidente electo Michael Pence, quien juramentó con la mano derecha en la Biblia que respetará y hará respetar la constitución de Estados Unidos, esto es llevado a cabo por el ministro de la Suprema Corte, representante del poder judicial.

Trump Juramenta

A las 11:00 a.m. de México, Donald Trump juramentó como el presidente número 45 de los Estados Unidos ante otro ministro de la Suprema Corte, lo hizo al lado de toda su familia, posterior a eso, en un acto político saludó y abrazó al presidente saliente Barack Obama.

El discurso de Trump 

Su discurso inaugural se encuentra en la tónica que mantuvo durante su campaña, no hay grandes variaciones, sigue habiendo la misma tónica de confrontación a partir de argumentos simplistas y vacíos de contenido. Es la política del espectáculo, más que el espectáculo de la política, Trump arremetió contra los mismos enemigos, que son los representantes del sistema político, del llamado establishment, a quienes acusó de ser los responsables de los problemas a los que Estados Unidos se enfrenta.

Siguió recalcando que lo que él representa es un “movimiento”, que encarna las necesidades de los trabajadores, del pueblo en singular, que ha sido víctima de una clase política que solo se dedica a velar por sus intereses particulares. Reiteró que cumplirá sus promesas de campaña, específicamente las relacionadas a la creación de empleos e infraestructura, señaló que traerá de vuelta las fábricas a Estados Unidos y que ya no permitirá que otros países les roben los empleos que por derecho son de los estadounidenses.

Asimismo arremetió contra los aliados de los Estados Unidos, específicamente contra la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), aunque no la menciona directamente, respecto del dinero que gasta su país en protegerlos. En ese sentido señaló que desde ahora esos países tendrán que protegerse solos debido a que Estados Unidos solo verá por Estados Unidos y por nadie más.

En realidad no hay nada nuevo, no hay matices entre el Trump que vimos en campaña y el que fue investido como presidente, el populismo no era una estrategia, sino que es una realidad. Prueba de ello son las constantes evocaciones al pueblo norteamericano, pero entendido no solo como aquellos que lo apoyaron, sino específicamente a la población que para él es la gran perdedora del sistema globalizado, es decir aquellos que han padecido los daños de la desindustrialización de Estados Unidos, debido al tránsito a una economía basada en los servicios. 

El discurso inaugural de Trump finalizó con su eslogan de campaña “Make America Great Again”, evocando al pasado glorioso que traerá de vuelta durante su gobierno. Señaló que a partir de ahora el país vuelve a estar en manos del pueblo americano, ya que el establishment de la política llegó a su fin.

El peso mexicano se mantuvo firme

Sin duda la economía mexicana era la que más se encontraba a la expectativa respecto a lo que Trump pudiera decir sobre México en su discurso inaugural. El desempeño del peso iba a ser el termómetro respecto a las posiciones de Trump sobre México, en ese sentido pudimos observar que no hubieron grandes movimientos en el valor de nuestra divisa, seguramente porque en su discurso, el presidente entrante no mencionó directamente a
México, tampoco mencionó la dichosa construcción del muro o la derogación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, temas que han afectado al peso dentro de los mercados cambiarios.

De tal forma, el valor del peso no tuvo grandes movimientos, se mantuvo entre 21.60 como mínimo y casi los 21. 80 como máximo durante el discurso. Para muchos analistas, el peso se hubiera disparado a más de 22 pesos si Trump hubiera tocado temas relacionados a México durante su discurso inaugural.

Manifestaciones

Durante la toma de protesta, se suscitaron  manifestaciones de distintos grupos en distintas ciudades de Estados Unidos, pero principalente en Washington D.C. contra Donald Trump. Dichas protestas representan  distintas comunidades y grupos que han sido vulnerados por el ahora presidente de Estados Unidos, tales como migrantes, mujeres, la comunidad LGBTTTI y otros grupos que han sido atacadas por Donald Trump durante su campaña y como presidente electo.

El día de ayer en Washington se entregaron hasta 20 solicitudes de manifestación para el día de hoy. Se prevé que para el próximo sábado hayan protestas en unas 100 ciudades de los Estados Unidos.

Disturbios en las manifestaciones

En  las manifestaciones realizadas en Washington en el marco de la toma de protesta del ahora presidente Donald Trump, han habido algunos disturbios y actos vandálicos realizados por grupos reducidos de manifestantes quienes han lanzado piedras contra comercios, por lo que la policía respondió utilizando gases lacrimógenos. Hasta el momento se reportan unos 90 detenidos, además de que hay un cerco policial muy fuerte para evitar enfrentamientos entre simpatizantes de Trump y manifestantes, esto debido a que los seguidores del presidente han buscado confrontar a los manifestantes.

Según reportes, la mayoría de los manifestantes están protestando de forma pacífica reduciendo su acción a lanzar consignas críticas contra el nuevo gobierno. Estas personas pertenecen a grupos y movimientos sociales de distintas índoles, que van desde mujeres exigiendo el respeto de sus derechos y afroamericanos, hasta grupos anarquistas y anticapitalistas. Uno de los contingentes más grandes es el denominado “El festival de la resistencia” el cual marchará aproximadamente 1.5 millas para instalarse en la Plaza McPherson, a unas pocas cuadras de la Casa Blanca, dicho contingente es liderado por el documentalista Michael Moore. (Vía: Univisión)

https://twitter.com/gracia_mosen/status/822526706393239552