No imponer cuarentena en Suecia costó miles de vidas, reconoce epidemiólogo

A diferencia de sus países vecinos, en Suecia no se implementó una cuarentena obligatoria; el hombre detrás de las políticas públicas ante Covid-19 cree que esto costó miles de vidas.
(Imagen: Pexels)

La decisión de Suecia sobre no imponer una cuarentena estricta ante el Covid-19 tuvo como consecuencia la pérdida de miles de vidas. Así lo reconoció el epidemiólogo Anders Tegnell, encargado de las políticas de ese país durante la pandemia.

También te recomendamos: La humanidad está acabada si no se adapta después del Covid-19: Jane Goodall

A diferencia de otros países europeos donde se implementaron medidas de confinamiento desde que los contagios  empezaron a aumentar, en Suecia se tomó la decisión de no imponer a la población la permanencia en sus hogares. Esto, sin embargo, pudo tener como consecuencia que los números de contagios y muertes por coronavirus sean mucho más altos que las naciones vecinas.

Después de defender la decisión de no imponer el confinamiento al apelar a la “responsabilidad indiviual“, el científico Anders Tegnell reconoció en una entrevista en la radio local que “hay mucho potencial para mejorar” en las acciones que se tomaron:

“Si nos volviéramos a encontrar con la misma enfermedad y supiéramos exactamente lo que sabemos ahora sobre ella, creo que nos decidiríamos por hacer algo a la mitad entre lo que hizo Suecia y lo que hizo el resto del mundo”, dijo Tegnell.

De acuerdo con BBC, cuando le preguntaron al epidemiólogo si demasiada gente había fallecido demasiado rápido, él respondió que “absolutamente, sí”.

En Suecia se han reportado al menos 40,803 casos confirmados de contagios de Covid-19 y 4,542 fallecimientos en una población de 10 millones de personas. Mientras tanto, Dinamarca reporta 580 fallecimientos, Noruega 237 y Finlandia 321: tres países que implementaron medidas de distanciamiento social y confinamiento desde las primeras semanas de la pandemia.