Se permitirá la portación de armas en universidades de Texas

Existen posturas contrarias en torno a la ley que entrará en vigor este verano.
armas

Nueva nota sobre el control de armas en E.E.U.U. La ley campus carry, también conocida como ley SB11, desata controversia entre diferentes sectores universitarios en Texas.

Dicha norma permitirá la portación de armas dentro de ciertos espacios de universidades públicas (dormitorios, salones de clase), pero aplicando restricciones en algunos otros, como laboratorios científicos, lugares donde se lleven a cabo eventos deportivos, inter-escolares y en zonas donde se encuentren alumnos de preescolar, primaria y secundaria.

Esto ha sido motivo de debate entre profesores y alumnos frente a grupos organizados que apoyan tal ley. En la Universidad de Texas, en Austin, 280 profesores presentaron una petición en contra de la nueva legislación, pues argumentan, se trata de un asalto a su libertad de expresión. Sin embargo, existen grupos que reivindican su derecho a estar armados.

Opina Leonardo Angulo, alumno de la Universidad de Texas:

“Aquí no podemos tener tostadores ni planchas en las habitaciones, pero sí una pistola, es ridículo. Tener armas en la universidad no es una solución adecuada para entregar más seguridad (vía El País)”.

Por su lado Michael Newbern, vocero de la organización Students for concealed carry (Estudiantes por la portación de armas), piensa que la nueva legislación es insuficiente debido a las restricciones que implementa, según él, parece:

“limitar el derecho natural que tienen todos los que quieran portar armas en el campus (vía El País)”.

Insiste la organización:

“Nos preocupa particularmente que algunos establecimientos no permitan armas en las oficinas, ya que limitará el porte de armas en gran medida (vía El País)”.

Entretanto, profesores organizados han empezado a circular consejos para afrontar el nuevo panorama. El temor se incrementa entre los profesores cuyas asignaturas pueden desatar discusiones pasionales o ideológicas.

Jonathan Snow, profesor de la Universidad de Houston, elaboró una presentación de sugerencias, aunque para el grupo SB11 se trate de mera paranoia –postura un tanto paradójica. El profesor recomienda:

“…ser cuidadoso al discutir temas sensibles, sacar ciertos temas de su currículum, no empujar al estudiante si lo ve con rabia, encontrarse con los alumnos en circunstancias controladas (vía El País)”.

Mientras en las universidades privadas es posible mantener la prohibición, parece que se abre un nuevo episodio en la, casi tradicional, relación  entre armas y escuelas públicas estadunidenses.

Recordemos desde la más reciente, la masacre del 2015 en el Instituto Superior de Umpqua, en Oregón -dejando 10 muertos y 9 heridos- hasta algunas tan famosas que se llevaron al cine, como la masacre del Instituto de Columbine, donde hubo 15 muertos y 24 heridos, montada en la pantalla grande por el cineasta Gus Van Sant.