Samuel Paty pudo haber sido decapitado por la mentira de una de sus alumnas

Una de sus alumnas difundió rumores sobre la presunta islamofobia del profesor, esto derivó en su asesinato
Samuel Paty, profesor francés, pudo haber sido asesinado por una mentira. (Imagen: Twitter@AgusReales78)

Samuel Paty, el profesor decapitado por presuntamente mostrar caricaturas de Mahoma, fue acosado en redes sociales por un edicto religioso antes de ser decapitado por un joven de 18 años. Recientemente se dio a conocer que su muerte fue derivada de una mentira difundida por una de sus alumnas.

Samuel Paty era un profesor de historia en un colegio de Francia. Fue asesinado el 16 de octubre por  un joven de 18 años originario de Chechenia, Rusia y refugiado en Francia. Aparentemente, el maestro mostró a sus alumnos una caricatura del profeta Mahoma. A partir de ese momento recibió amenazas. Finalmente, éste murió decapitado y con varias heridas en la cabeza, producto del ataque proporcionado por su alumno.

¿Su muerte derivo de una mentira?

Hay nuevas líneas de investigación por el caso de Samuel Paty. (Imagen:Twitter@InfoInfusionDgo)

La muerte del profesor ha sido investigada por especialistas en antiterrorismo, pues en redes sociales el profesor fue señalado como un sujeto islamófobo. Según la información de la nueva investigación, una alumna inició el rumor en redes sociales.

En primera instancia la alumna declaró que el docente pidió a los alumnos musulmanes que salieran del aula de clases antes de enseñar las caricaturas de Mahoma. Sin embargo, esa chica no se encontraba en clase ese día. La chica identificada como Mbeko”T” admitió haber difundido información falsa acerca del profesor.

En segunda instancia, el padre de la joven amplificó los hechos que su hija le relató. De tal modo, creó en redes sociales una campaña de odio contra el profesor.  A esta campaña se ele unió un predicador islamista. Finalemente,  Samuel Paty fue ejecutado.

Alumnos de Samuel Paty le ofrecieron una ofrenda. (Imagen: Twitter@PilarGGranja)

El abogado de la chica explicó que  ella se sentía terrible por lo sucedido, por ello se decidió a contra la verdad.

Mi clienta admitió haber mentido, haber dicho que estaba presente el día que se mostraron esas caricaturas, cuando no era el caso. Y se culpa terriblemente por ello”,  señaló el abogado.

En suma, la menor explicó que sus compañeros le habían pedido ser la portavoz de la presunta islamofobia  del maestro.  Su abogado considera que la alumna no debería ser juzgada por el delito de asesinato. Además de la menor hay otras nueve personas involucradas.

***

Sigue la discusión atómica en nuestro canal de YouTube

Publicidad