Refresquera pagó estudio para minimizar influencia de bebidas azucaradas en la crisis de obesidad

Un estudio de la Universidad de Cambridge reveló las maniobras a las que recurrió para influir en el resultado del estudio
(Imagen: Flickr)

Un estudio de la Universidad de Cambridge reveló las maniobras de la refresquera mas importante del mundo en las que recurrió para influir en el resultado de un estudio sobre el impacto de los refrescos y bebidas azucaradas en la crisis de obesidad.

También te recomendamos: Especialista advierte: ayuno prolongado es principal causa de obesidad

El trabajo de Coca Cola con los científicos para restar importancia al papel que juega el azúcar en la contribución a la obesidad se ha calificado de “un punto bajo en esta historia de la salud pública”, de acuerdo con el estudio de la Universidad de Cambridge y Oxford publicado en la revista médica Public Health Nutrition.

La compañía de bebidas donó millones de dólares a un equipo de investigadores de una organización sin fines de lucro que afirmaba investigar las causas del aumento de peso excesivo en los Estados Unidos.

(Imagen: Needpix)

De acuerdo a esta información, el grupo trató de restar importancia al hecho de que Coca Cola era un donante de su investigación y la cantidad de dinero que daba la empresa.

Los investigadores examinaron más de 18 mil páginas de correos electrónicos entre Coca Cola Company en Atlanta, la Universidad de West Virginia y la Universidad de Colorado.  Ambas universidades formaron parte de Global Energy Balance Network (GEBN), que afirma ser una organización sin fines de lucro que estudia la obesidad, que se desarrolló entre 2014 y 2015.

En Estaods Unidos, las tasas de obesidad infantil se han triplicado desde la década de 1970, un aumento que pone a los niños en mayor riesgo de diabetes, enfermedades cardíacas y otros problemas de salud. La Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición 2015-2016 encontró que el 18.5 por ciento de los niños de 2 a 19 años eran obesos. En los Estados Unidos, se estima que la obesidad infantil cuesta  14 mil millones de dólares anuales en gastos de salud directos. (Vía: Washington Post)

Con información de Washington Post