Protesta erótica, con juguetes sexuales se oponen al uso de armas

Con la consigna “Cocks, not Glocks” (“penes, no Glocks” haciendo un juego de palabras, refiriendo a una marca de pistolas), los alumnos de la Universidad de Texas repartieron 4 mil 500 dildos, como forma de protesta por la medida aprobada en ese estado, que permite la portación de armas en el campus universitario.

La portación legal de armas es uno de los temas más polémicos en Estados Unidos. El tema se ha intensificado porque el año pasado se aprobó una ley que permite la portación de armas en Texas, la cual fue promulgada el mes de junio. Como señal de protesta, los alumnos de la Universidad de Texas han decidido llevar colgados en sus mochilas algunos juguetes sexuales.

Los estudiantes señalaron que los “consoladores gigantes” serán el símbolo de su inconformidad. Por ese motivo, según informó el Texas Tribune, se repartieron 4 mil 500 juguetes sexuales, para alertar del peligro que representa que a los alumnos y al personal de la universidad se le permita portar armas dentro de las aulas y los edificios de la universidad. Jessica Jin, una de las organizadoras de la protesta, publicó en la página de Facebook del evento, que es absurdo que se reprima la libertad sexual en el campus, pero que se permitan las armas.

“El estado de Texas ha decidido que no es desagradable permitir armas ocultas en las aulas. Sin embargo, tiene reglas estrictas sobre la libre expresión sexual.”

La normatividad de la Universidad de Texas prohibe que cualquier persona u organización muestre o distribuya cualquier imagen o escrito, o participe en cualquier acto público, que pudiera considerarse obsceno. Por esa razón, Jessica Jin señaló que informaría a través de Facebook sobre cualquier represalia que tomaran las autoridades universitarias.

La protesta ha tenido gran aceptación entre los alumnos; los 4 mil 500 juguetes sexuales fueron repartidos en tan sólo 23 minutos. La gran mayoría fueron donaciones de empresas como Hustler Holywood y HUM. Las imágenes de la protesta comenzaron a viralizarse en redes sociales casi de inmediato.

Ana López, otra de las organizadoras, le pidió a los estudiantes que no tomaran el acto como una broma, pues la proliferación de las armas en Estados Unidos es un problema que está afectando a todo el país.

“La violencia armada es un problema de salud pública que afecta a todo el mundo.”

Las autoridades de la universidad calculan que tan sólo un 1% de la comunidad cuenta con una licencia para portar armas. Sin embargo algunos académicos han preferido renunciar. Este es el caso de Fritz Steiner, profesor de arquitectura que a principios de año prefirió presentar su renuncia y mudarse a Filadelfia. Los líderes de este movimiento anunciaron que tomarán más medidas el próximo 6 de septiembre.